Investigarán a policías por vejaciones

Las dos detenciones que efectuó la policía de Kilómetro 8 entre la noche del jueves y la madrugada del viernes terminaron con denuncias por vejaciones hacia el personal que intervino, por lo que la Fiscalía deberá iniciar una investigación en procura de llegar a la verdad y determinar si es que los empleados se extralimitaron.

En uno de los casos, la versión policial oficial señaló que la detención fue producto de una persecución, motivada por requerimiento de las seccionales Séptima y Primera, donde dos personas que se movilizaban en un Volkswagen Gol habían protagonizado un accidente y huido, siendo aprehendidos en cercanías del Hospital Militar. Allí, uno de los ocupantes se habría puesto en fuga y en la persecución habría terminado agrediendo a un efectivo con un cuchillo, cortándole el antebrazo izquierdo.
En la Oficina Judicial, ante la juez Alejandra Arcuri, la funcionaria de Fiscalía Natalia Gómez y la abogada adjunta de la Defensa Pública, Lilian Borquez, el detenido brindó su descargo y contó que regresaban de un asado cuando la policía los paró. El sujeto contó que bajaron del auto, los palparon, le pidieron la documentación personal y la del rodado, la cual suministraron y allí, a pesar de contar con todo lo requerido, les habrían dicho que de todos modos les secuestrarían el auto.
Los ocupantes del vehículo consideraron injusta la situación y se fueron hacia la casa del hermano del conductor, distante a escasos metros del lugar donde los habían parado. Allí se habría prolongado el altercado y se produjo la detención. El detenido declaró en la audiencia y efectuó graves denuncias, las cuales coincidieron con las efectuadas por otro joven detenido en Caleta Córdova y sobre las cuales este medio no ahondará para no entorpecer la investigación iniciada.

LA SEGUNDA DETENCION
La segunda detención se produjo en Caleta Córdova cerca de la 1:30 de la mañana del viernes. El relato oficial indicó que mientras se encontraba en soledad el policía de esa subcomisaría, llegaron cinco sujetos que golpearon la puerta y sin motivo intentaron agredirlo físicamente. Por ello y en virtud de la inferioridad numérica, solicitó refuerzos a la Comisaría de Kilómetro 8, desde donde se envió una dotación. De todas maneras, estos solicitaron más refuerzos y habría acudido personal de Palazzo. De toda la revuelta que se armó, solo se concretó la detención de un pibe de 18 años.
En el control de detención, del cual participaron los mismos actores que en el control anterior, la juez declaró provisionalmente legal la detención hasta tanto termine la investigación. En idéntica condición resolvió en el caso antes mencionado.
La cuestión es que el chico de Caleta Córdova declaró que llegó caminando al barrio, desde Kilómetro 8, y en la primera garita se encontró con su novia, junto a quien caminó hasta la casa de ella.
El joven dijo que pasó frente a la Subcomisaría y que como siempre estaba todo apagado, pero cuando iba llegando a la casa de su novia apreció un patrullero, se bajaron los policías y quisieron detenerlo, algo a lo cual se opusieron los familiares de su novia.
De todas maneras el joven fue detenido y en la audiencia se quebró al contar la extrema situación por la que pasó mientras estuvo detenido, relato que coincidió con el del joven de la causa anterior.
A todo esto, la Defensa Pública solicitó que se autorice un hábeas corpus preventivo a favor del imputado y la juez hizo lugar, por lo que la policía del Kilómetro 8 no podrá detenerlo, ni acercarse a él durante los próximo 6 meses, tiempo que se otorgó a la Fiscalía para investigar las dos versiones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico