Irá a juicio el imputado por un crimen luego de una pelea en cancha de fútbol

La causa contra Miguel Guineo, imputado de asesinar de siete tiros a Luis Díaz en la puerta de su casa en el barrio San Cayetano, ayer fue elevada a juicio durante la audiencia preliminar. La Fiscalía adelantó que en caso de que haya condena pedirá una pena de 15 años de cárcel, mientras la querella pretende 18. El hombre seguirá detenido en su casa.

La audiencia preliminar relacionada con el homicidio de Luis Alejandro Díaz (26) se realizó ayer en horas de la mañana en la oficina Judicial. La misma estuvo presidida por la juez penal Daniela Arcuri, quien en primer momento escuchó la exposición de la fiscal de la causa, Camila Banfi.
Esta recordó que la víctima en la noche del martes 8 de noviembre del año pasado había concurrido a jugar un partido de futbol entre amigos, en un predio del Cordón Forestal. En el equipo rival jugó el imputado José Miguel Guineo, con quien mantuvo una discusión y ambos se cruzaron a piñas sin que el incidente pasara a mayores.
Luego del partido, y ya en los primeros minutos del miércoles, Díaz se retiró a bordo de su camioneta Ford EcoSport y se dirigió a su casa de la Calle 1, en el barrio San Cayetano. Hasta allí llegó el acusado junto a otra persona que aún no ha sido identificada para emboscar a la víctima.
Según los testimonios y pruebas recolectadas –precisó la fiscal-, Guineo efectuó siete disparos contra Díaz, de los cuales cinco le dieron en medio del pecho. “El tirador le hizo un círculo de balazos en el pecho” que le provocó la muerte en forma casi instantánea, explicaron las fuentes oficiales a El Patagónico.
La fiscal Banfi calificó el delito como homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en calidad de autor para el imputado. La representante fiscal además se refirió a la pretensión punitiva de 15 años de prisión en caso de que recaiga condena. Y enumeró la prueba testimonial y documental que será ventilada en el debate.
También solicitó que se mantenga el arresto domiciliario que cumple Guineo por el término de tres meses, o hasta la realización del juicio. Ello en base a la existencia de elementos de convicción para tener al acusado como probable autor del asesinato y el peligro de fuga por la expectativa de pena.
A continuación el abogado querellante de la familia de la víctima, Sergio Romero, adhirió en todo al relato al crimen y la calificación jurídica esgrimida por la acusadora pública, pero con una pretensión de pena de 18 años de prisión. El penalista además requirió que Guineo siga preso en su domicilio.
Por su parte, la defensora pública Lucía Pettinari no formuló objeción respecto de la prueba ofrecida por los acusadores y a su vez ofreció testimonios de descargo. Respecto a la prisión domiciliaria, consintió lo solicitado por los acusadores.
La magistrada resolvió elevar la causa a juicio oral y público debido a que se encuentran -a su criterio- reunidos los recaudos para ello, la plataforma fáctica y la calificación legal escogida. Autorizó los medios probatorios propuestos por las partes y en virtud de la no existencia de un informe negativo contra Guineo, decretó la continuidad de su arresto domiciliario como lo pidió la Fiscalía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico