"Irlanda" adeuda sueldos a empleados que quedaron cesantes tras el incendio del bar

Serían siete empleados los que se quedaron sin trabajo luego del incendio del bar, ocurrido el domingo 20 de marzo y donde murió el bombero Luis Gramajo. Según trascendió, tras el siniestro cuatro empleadas, quienes no contarían con obra social ni aportes, no han cobrado su sueldo por los días trabajados. Desde entonces no tuvieron más noticias del dueño, quien habría viajado dejando todo a la deriva.

Sólo 50 pesos por hora. Sin obra social ni aportes jubilatorios. Así habrían sido las condiciones laborales en la que se desempeñaban los siete empleados que tenía el bar "Irlanda", que resultó destruido por un incendio durante el mediodía del domingo 20 de marzo y donde en las tareas de combate del fuego falleció el bombero Luis Gramajo.
Los daños del local fueron totales y los trabajadores que perdieron su trabajo esperaban poder cobrar los días en que prestaron servicios. Sin embargo, según denunció a El Patagónico una de las empleadas -quien optó por mantener en reserva su identidad-, no han podido ubicar al dueño del bar, José Darío Acuña.
Al menos cuatro empleadas esperan cobrar los $300 que ganaban por cada jornada laboral de seis horas. Ante esta situación no descartan denunciarlo ante la Secretaría de Trabajo, ya que pese a entender la situación por la que atraviesa el empresario, tienen que cumplir con sus propias obligaciones personales, lo que en algunos casos incluye el pago de alquiler de vivienda.

NADIE RESPONDE
POR EL BAR
El presente de Irlanda es totalmente opuesto a sus mejores días, cuando parejas de distintas edades le ponían ritmo a las noches de música caribeña en las cuales predominaban la salsa y la bachata.
A las irregularidades laborales denunciadas se suma el abandono en que quedó la vieja casona prefabricada, donde –como ya advirtió El Patagónico en una anterior edición– cada día algunos curiosos ingresan para ver de cerca lo que pasó aquel mediodía de sábado. Incluso se pudo observar chicos jugando entre los escombros, pese al riesgo de derrumbe.
En la Seccional Primera de Policía confirmaron que ante esta situación ya le pidieron al dueño que cubra las ventanas y las puertas, como una forma de evitar el ingreso de extraños. Es que incluso durante la última semana hubo otro principio de incendio que obligó la intervención de bomberos voluntarios.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico