Ischigualasto cumplió 15 años como Patrimonio de la Humanidad

El Parque Natural Provincial Ischigualasto celebró los 15 años desde que entró el 29 de noviembre del año 2000 en la selecta lista de patrimonios de toda la humanidad. La Unesco destacó al parque como un tesoro geológico y paleontológico, único en el mundo.

El Parque Provincial Ischigualasto, popularmente llamado "Valle de la Luna", ubicado en la región de Cuyo, el primero, fue incluido dentro de la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, como Bien Natural, el 29 de noviembre del año 2000. Hoy más de 1 millón de turistas vivieron una experiencia única en este lugar, poniéndolo en el mapa del turismo y la ciencia mundial.
El circuito turístico recorre cinco estaciones. Cada estación se diferencia entre sí por sus geoformas y el contraste de sus colores. Cada una de ellas encierra un paisaje tan particular como atrapante, que puede ser apreciado en un recorrido de aproximadamente tres horas a través de un trazado de 40 km.
En la provincia de San Juan, es uno de los más importantes yacimientos paleontológicos del mundo: resguarda restos de vertebrados que habitaron el lugar hace 180 millones de años. Ischigualasto es un nombre de origen diaguita, que habitaban originalmente esa región.
La peculiaridad del paisaje está dada por la extraña formación arcillosa, de gran variedad de tonalidades, formas y desniveles con multifranjas de minerales y sedimentos. Aseguran que es una ventana que permite espiar la evolución de la Tierra en el período Triásico ya que guardó recuerdos de esos tiempos.
Millones de años después, los distintos movimientos y choques de las placas tectónicas expusieron esos valles que habían quedados cubiertos por miles de metros de roca más jóven; tal como si ahora abriéramos un cofre de recuerdos, la cuenca de Ischigualasto nos cuenta la historia de lo que pasó en ese entonces en la Tierra.
En Ischigualasto, el viento, la lluvia y el sol han dejado su muy particular huella a lo largo de los años. Creado en 1971, el "Valle de la Luna" ocupa unas 62.000 hectáreas entre las que se dibuja un circuito principal que puede recorrerse en auto, o en moto, y siempre en compañía de guías autorizados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico