Italia vuelve a reclamar que los refugiados sean acogidos por otros países europeos

Italia no puede seguir siendo el único país que reciba emigrantes que han sido rescatados en el mar Mediterráneo, aseguró el ministro del Interior italiano, Marco Minniti, antes de entrevistarse ayer con sus homólogos de Francia y Alemania para tratar la crisis migratoria, agravada con el comienzo del verano boreal.

En entrevista con el diario italiano Il Messaggero, el ministro reiteró la advertencia que su gobierno lanzó a la Unión Europea (UE) recientemente, cuando Roma aseguró que sus puertos no podían ser los únicos que acogiesen los inmigrantes rescatados a menos que esa carga no se repartiese entre los países del bloque.
"Si los únicos puertos donde los solicitantes de asilo son acogidos son los de Italia, hay algo que no está bien. Esa es la clave del asunto", dijo Minniti en un contexto en el que el flujo migratorio hacia Italia no cesa.
El jueves pasado, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, pidió ayuda a los líderes europeos para gestionar la emergencia migratoria en su país, un día después del desembarco, en el sur de Italia, de más de 12.000 emigrantes y refugiados rescatados en el mar Mediterráneo.
"El mensaje no es el de un país que quiere infringir las reglas ni abandonar su posición humanitaria; es un país bajo presión que pide una contribución de nuestros aliados europeos", manifestó Gentiloni en una rueda de prensa junto a líderes europeos del G20 en Berlín.
Según datos oficiales, en lo que va de año desembarcaron en puertos de Italia unas 83.400 personas , un 19 por ciento más en relación con el mismo periodo del año pasado.
Una señal de la gravedad de la situación es que sólo el último martes, cerca de 5.000 emigrantes fueron rescatados cuando viajaban por el Mediterráneo central a bordo de cuatro barcazas, 18 embarcaciones neumáticas y una nave de pequeñas dimensiones.
"Soy europeísta y me sentiría orgulloso si al menos un barco en lugar de venir a Italia fuese a otro país europeo. No resolvería el problema, pero sería una señal extraordinaria", dijo Minniti que también destacó la importancia de estabilizar Libia y asegurar sus fronteras, ya que el "97 por ciento" de inmigrantes parten desde las costas de esa nación norteafricana. Además se necesita mejorar el nivel de vida en África.
El ministro italiano del Interior debatió la situación con sus colegas de Francia, Gerard Collomb y el de Alemania, Thomas de Maiziere en una cena que tenía lugar ayer en París, a la que también asistirá el comisario europeo de Inmigración, Dimitri Avramopoulos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico