Jaunarena considera que la ley de Punto Final "fue un error"

Esa legislación, promulgada durante la presidencia de Raúl Alfonsín, ponía un límite al tiempo de acusación y procesamiento de quienes violaron derechos humanos durante la última dictadura cívico-militar.

El ex ministro de Defensa Horacio Jaunarena, quien ejerció esa cartera cuando se produjo el levantamiento carapintada de la Semana Santa de 1987, consideró ayer que "la ley de Punto Final fue un error", en referencia a la legislación impulsada por el presidente Raúl Alfonsín, junto con la ley de Obediencia Debida, con el fin de cerrar judicialmente los juicios por delitos de militares durante la dictadura entre 1976 y 1983.
La llamada ley de Punto Final, promulgada en la democracia, ponía un límite al tiempo de acusación y procesamiento a aquellos que violaron derechos humanos durante la última dictadura cívico-militar.
Jaunarena sostuvo en diálogo con Radio Ciudad: "La ley de Punto Final fue un error que cometimos nosotros; ¿qué hacía el Poder Judicial durante el proceso? Rechazaba sistemáticamente todos los recursos de hábeas corpus cuando los presentábamos sobre un detenido o un desaparecido".
"Esos mismos jueces que nunca habían hecho lugar a los hábeas corpus durante el proceso militar, cuando llegó la democracia procesaban hasta a los porteros porque llevaban uniformes", enfatizó.
Consideró también que el error del gobierno de entonces era que creía que el Poder Judicial iba a comprometerse y a trabajar razonablemente e iba a citar solamente a aquellos que tenían indicios conducentes de cometer algún delito.
"Y terminaron citando a todo el mundo, no solo a los que habían cumplido órdenes y a los que daban órdenes", dijo.
En su análisis, abundó sobre la interna militar que se había producido por la Guerra de Malvinas. "Lo que muchas veces no se cuenta es que había una interna en las Fuerzas Armadas, entre los que habían combatido en Malvinas, que habían puesto la cara, que habían puesto sus muertos, que habían ido mal equipados y que habían peleado en condiciones desfavorables, y la conducción de las Fuerzas Armadas", detalló el ex ministro de Defensa.
Jaunarena se burló del rumor que circuló sobre la compra de armamentos que habría efectuado el gobierno de Mauricio Macri, al afirmar: "me estoy riendo de un periodista, que denunciaba que se iniciaba una carrera armamentista; es un disparate, no se está comprando armas, bastaría con ver el presupuesto militar. Me hace gracia el intento de desinformar a la gente por parte de este grupo".
Aclaró, sin embargo, que el país "está hoy en una situación de desbalance respecto de Chile y de Brasil; la Argentina tiene que recuperar el instrumento militar, tiene que recuperar el control territorial de sus espacios aéreo y marítimo; hemos perdido el control del espacio terrestre porque la frontera es un colador y para eso no se necesita comprar misiles", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico