Jefe de inteligencia de EE.UU. acusó a Rusia de espiar a los demócratas

James Clapper afirmó que la conclusión de su investigación es que Rusia es el autor intelectual y material del hackeo de las cuentas de emails de líderes demócratas, que luego fueron filtradas al público en general por la organización Wikileaks.

La tensión entre el gobierno saliente de Estados Unidos y el presidente electo Donald Trump no para de crecer y ayer el enfrentamiento se centró en la denuncia del jefe de Inteligencia de Estados Unidos, James Clapper, quien acusó a Rusia de hackear cuentas de email de la cúpula demócrata para influenciar en la elección a favor del magnate.
"No creo que hayamos enfrentado antes una campaña de interferencia en nuestro proceso electoral más directa o agresiva", sentenció Clapper ante el Comité de Asuntos Militares del Senado, luego de presentar el mismo informe secreto que entregó ayer mismo al presidente saliente Barack Obama y que, según adelantó, publicará para el público en general el lunes.
Aún no se conocen los detalles del informe que presentaron ayer en el Senado Clapper, el subsecretario de Defensa para Inteligencia, Marcel Lettre, y el director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Mike Rogers.
Sin embargo, Clapper dejó en claro que la conclusión es que Rusia es el autor intelectual y material del hackeo de las cuentas de emails de líderes demócratas, que luego fueron filtradas al público en general por la organización Wikileaks.
"Evaluamos que sólo funcionarios del más alto rango en Rusia pudieron haber autorizado los recientes robos y revelaciones centrados en la elección" estadounidense, denunció Clapper, según la agencia de noticias EFE.
El jefe de Inteligencia no evitó imprimirle dramatismo a su declaración.
"Rusia claramente asumió una postura aún más agresiva (...) Supone una amenaza existencial para Estados Unidos", concluyó.
Clapper, sin embargo, destacó que la interferencia de Rusia "no cambió el conteo de la votación" y sostuvo que "no hay manera de que nosotros determinemos" cuánto afectó el hackeo de Moscú "en las elecciones que hizo el electorado".
Los emails en cuestión fueron hackeados de cuentas de miembros de la cúpula del Partido Demócrata y del equipo electoral de la candidata oficialista, Hillary Clinton, entre ellos, su directo, John Podesta.
Estos emails, que fueron hackeados por personas aún no identificadas oficialmente, revelaron internas dentro de los demócratas -cómo el partido apoyó a Clinton y boicoteó las aspiraciones de su rival en las primarias, Bernie Sanders- e incoherencias y abiertas contradicciones entre el discurso de la candidata presidencial oficialista y sus acciones.
El escándalo de los emails le costó la cabeza a la entonces presidenta del Partido Demócrata, Debbie Wasserman Schultz, y dejaron mal parados a más de uno en la campaña de Clinton.
Por eso, recientemente, el gobierno de Obama acusó a Rusia de ser el autor intelectual y material del hackeo, decretó sanciones contra sus agencias de espionaje y sostuvo que el Kremlin trató de beneficiar a Trump, un abierto simpatizante del presidente ruso Vladimir Putin.
El presidente electo siempre rechazó esta hipótesis de espionaje internacional y ayer reivindicó la versión lanzada por Julian Assange, el director de Wikileaks.
"Julian Assange dijo que 'un chico de 14 años podría haber hackeado a Podesta' - ¿Por qué la cúpula del Partido Demócrata fue tan descuidada? ¡Además, (Assange) dijo que los rusos no le dieron la información!", escribió Trump en su cuenta de Twitter.
En medio de las acusaciones de Obama y de la denuncia de la comunidad de inteligencia estadounidense, esta semana crecieron los rumores en los medios de que Trump reformaría los servicios de espionaje después del 20 de enero, cuando asuma el cargo.
Según The Washington Post, el republicano cree que hay agencias de inteligencias que son demasiado grandes y que están muy politizadas.
Ayer el vocero del equipo de transición del magnate republicano, Sean Spincer, desmintió esa versión. "Es 100% falsa", sentenció en diálogo telefónico con periodistas.
"Todas las actividades de la transición tienen el propósito de reunir información y todas las discusiones son tentativas", agregó el vocero, dando a entender que aún no hay nada decidido.
Trump iba a recibir ayer el mismo informe que Clapper presentó ante el Senado y el presidente saliente, Obama. Será en una reunión con los titulares de la CIA, del FBI y de la Dirección Nacional de Inteligencia del gobierno que deja el poder en dos semanas.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico