Joaquín Suárez sigue prófugo y denuncian que la policía habita la casa del sospechoso

Está prófugo desde la tarde del miércoles último cuando fue señalado como autor del disparo que terminó con la vida de su primo Matías Suárez en el barrio San Cayetano. Alejandra, la madre de la víctima, denunció ayer ante El Patagónico que la policía "está viviendo en la casa" del presunto homicida, en la calle Pasteur, frente a la de ella. Implica públicamente a la madre de Joaquín Suárez, María Alvarez, a la que la considera instigadora del homicidio de su hijo.

La familia de Matías Ezequiel Suárez reclama justicia. El lunes último hubiese cumplido 27 años. "Mi hijo era un chico normal no se merecía esa muerte", afirma su madre Alejandra, en diálogo con El Patagónico.
Cada vez que Matías tenía problemas ella era quien lo aconsejaba, confiesa. Y culpa a María Alvarez, la madre de Joaquín Suárez, de ser la instigadora del homicidio.
"La madre de Joaquín Suárez, en el último mes de vida de mi hijo lo hostigó todos los días, ella salía a provocarlo para que después pasen estas cosas. Mi hijo salía a comprar y ella ya salía a pelearlo", asegura Alejandra.
"Ella siempre le tapó todo a Joaquín Suárez. Siempre fue muy incitadora con su hijo, fue una tapadora, siempre tapó todo. Ni siquiera a su padre lo dejó actuar sobre su hijo. Ese día le dijo 'disparale', 'disparale'", denuncia.
Según el relato de Alejandra, el miércoles último Joaquín llegó junto a su madre en el auto de ésta y cuando vio a Matías que estaba en la vereda junto a un amigo al que despedía, le gritó: "eh guacho puto".
Según la versión de la madre de la víctima, Matías le respondió a su primo "si te da para disparar, disparame" y siguió caminando. Nunca se imaginó que Joaquín le iba a disparar. Alejandra afirma que le disparó por la espalda, "le da en el cuello y (la bala) le sale en el rostro. La madre decía 'disparale', 'disparale', entonces ¿qué clase de madre es ella?".
La madre de Matías también desmiente la versión que daba cuenta de que las diferencias entre ambos primos eran por cuestiones sentimentales. Señala que era por problemas en el barrio, ya que Matías no aprobaba las compañías de Joaquín ya que estos le habían robado y dañado el vehículo en varias ocasiones.
Alejandra sostiene que Matías había defendido a su familia de los robos del grupo de Joaquín, ya que una vez le habían robado la moto, otra vez el auto y le quisieron romper una camioneta. "Nadie podía tocar a los pibes" de Joaquín, quien tiene tatuada en la pantorrilla "La Banda de arriba" de la que él mismo se hacía pasar por el líder, denuncia la mujer.
Luego de una pelea en la cuadra, siguió un atentado a un vehículo y Alejandra recuerda todavía cuando Joaquín le advirtió: "te lo voy a matar, te lo voy a matar".
Y ella lamenta que cumplió con su objetivo. "Lo mató como un perro, lo mató de espalda, cobarde y con la ayuda de la madre, incitadora", sostiene muy dolida ante la pérdida de su hijo, que le dejó dos nietos, uno de 5 años y uno por nacer.

"PROTEGEN A LA FAMILIA DEL ASESINO"
Uno de los interrogantes más grandes que tiene la madre de Matías es la actuación de la policía de la Seccional Sexta en el caso, ya que sostiene que ha visto en varias oportunidades cómo llevan a la madre del sospechoso hasta su vivienda a retirar documentación. "La trae policía, es como una burla. Protegen a la familia del asesino. Yo lo único que espero que él aparezca pronto", sostiene cuando hoy se cumple una semana del homicidio.
"Ahora la casa está tomada por la policía, que es algo raro. Se está investigando, es todo muy raro, nada está claro. No se sabe si es que lo están protegiendo también. No alcanzaron a hacer el allanamiento y ellos (por los policías) ya están ahí adentro", cuestiona.
Incluso la propia familia de la víctima denuncia que cuando retornaba del sepelio fueron fotografiados por personal policial de la Seccional Sexta y que vieron cómo los esperaba la policía detrás del gimnasio Maracaná, en la avenida Polonia, "por si pasaban algo esperando para venir a reprimir. Y ahora con el interés de la casa, no sé cómo es el asunto que dicen que se la cedieron judicialmente, pero todo es muy raro", insiste.
Que la misma policía que tiene que detener a un sospechoso de homicidio con pedido de captura nacional e internacional esté viviendo en la casa de éste, es una situación que se debe investigar, reclama Alejandra.
"Tengo fe en la Justicia, fuimos a Fiscalía, esperemos que pronto lo puedan detener a él y a la madre igual, porque la madre también es tan asesina como el hijo. Yo voy a proceder contra la madre igual. Porque ella es una instigadora", reitera Alejandra, quien espera recuperarse para volver a trabajar.
La familia de Matías cree que todavía Joaquín no ha salido del país y que lo están ayudando. La madre de la víctima se dirigió al presunto asesino para pedirle "que se entregue, como él me dijo en mi cara 'te lo voy a matar'. Pensé que lo decía en caliente y tenía eso en la mente y lo logró. Y pienso que lo logró porque la madre le metía eso en la cabeza. El es ya un violento, y esto sería como un castigo, porque él odia tanto a la policía, que ahora la tiene adentro de su casa", señala.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico