Jorge Aubía, el político que hizo un culto de la austeridad

El ex intendente falleció durante la noche del miércoles a los 73 años. La noticia del deceso comenzó a circular sobre la 1 de la madrugada de ayer, cuando desde las redes sociales se inició la profusión de muestras de afecto generales de referentes políticos, militantes radicales y vecinos, dedicando textos más extensos de lo normal para agradecer desde la posibilidad de acceder a un techo, hasta su honradez.

Pasado el impacto de la noticia, la duda general fue por qué no se haría la despedida en el edificio municipal, como marca el protocolo, y aunque fue en rigor debido a su pedido personal, el municipio amaneció con las banderas a media asta y le rindió los honores con la declaración de duelo en la ciudad.
La posibilidad de despedida fue acotada, también según sus propios deseos: durante las cinco horas de velatorio en la Sala "C" de la calle Canadá se dieron cita todos aquellos que habían compartido sus años como dirigente político, referente de la UCR, abogado o simplemente el vecino que habitualmente podía uno cruzar por las calles céntricas, o en la misa de la Catedral.
Incluso los trabajadores de prensa que cubrían el municipio durante su gestión se acercaron movilizados por el sentimiento más que por el deber.
Además de los cargos partidarios en su extensa militancia, Jorge Aubía fue dos veces vicegobernador de la provincia: acompañando a Carlos Maestro en sus dos mandatos, aunque el último no lo terminó porque accedió a una banca como diputado nacional en 1997. Dos años más tarde se convirtió en intendente de la ciudad hasta 2003. Fue el único dirigente político que derrotó en Comodoro a un candidato justicialista. El vencido de entonces fue Néstor Di Pierro. Entre 2003 y 2007, Aubía fue concejal.
De esa intensa vida política abundan las anécdotas que brotaban ayer en su despedida, como semblanza del dirigente, aunque también hubo otras que dieron cuenta de que Aubía era un hombre de gestión mucho antes de llegar a un cargo público: a su paso como titular del Colegio de Abogados, sobre el final de la dictadura militar, se debe el hecho de que Comodoro sea también cabecera de la Justicia federal en el territorio, circunscripta hasta ese entonces a Bahía Blanca y capitales de provincias en la región patagónica.

UN HOMBRE HONRADO
El intendente Carlos Linares fue uno de los primeros en hacer llegar sus condolencias a la familia en nombre de la ciudad, lamentando la partida de un gran ciudadano "que ha dejado una marca". "Nuestro deber es recordarlo y respetar la memoria haciendo las cosas que tenemos que hacer" definió.
Gustavo Menna, que integró el gabinete de Aubía como secretario de Gobierno, eligió destacar que más allá de su rol como militante o dirigente, "Jorge era ante todo una buena persona: afable, amable, educado. Siempre dispuesto al diálogo y muy respetuoso además del pensamiento diverso. Su gestión fue en un momento de crisis profunda y escasez absoluta de recursos. Sin embargo, además de su carácter bonachón, también supo desarrollar políticas. Tenía una visión estratégica a mediano y largo plazo y como era un hombre muy austero, eso lo traslado a la gestión pública", dijo, para poner en valor "la enseñanza de un modelo, una forma de ser que lamentablemente hoy nos deja. Muchos de nosotros queríamos a Jorge como a un padre y ese es el vínculo que perduró hasta el último día".
Jorge Camarda, secretario de Bienestar Social de la gestión de Aubía, lamentó la pérdida no solo de una figura, sino de un amigo. "Era un hombre muy tranquilo y sereno, pero de posiciones firmes; y siempre nos dio las mismas instrucciones: atender a toda la gente, resolver todos los problemas y ser austeros; y valoraba enormemente la honradez. Los tiempos duros que atravesamos en ese período de gobierno nos dejó eso. Fue hasta los últimos días uno de los pocos que podía seguir caminando por la calle" recordó.
"Perdimos al máximo referente de la UCR de Comodoro, tuvo todos los cargos a los que puede aspirar un militante: desde presidente del partido hasta vicegobernador; y era opinión que todo el mundo consultaba en todos los momentos" agregó.
El ex gobernador José Luis Lizurume también lamentó la desaparición de Aubía, que definió como una "dolorosa sorpresa". Dijo al respecto que "es una persona que tuvo compromiso con su ciudad, comunidad y Chubut. No hay dudas de que trascendió la vida partidaria, política e institucional no solo en su vida personal. Son hombres que dejan una huella muy profunda en nuestra provincia".
Al igual que todos los referentes ayer, eligió destacar que "militó permanentemente una hombría de bien" y manifestó sus condolencias para la familia. "La vida nos trae estas desagradables sorpresas y me siento feliz de haber compartido con él muchos momentos de la vida política e institucional".
Para Pedro Peralta, ayer fue el adiós a "un símbolo de la UCR y de ciudadano; marcó un rumbo con su rectitud que debería ser el espejo para muchos hombres. En un momento en el que se han roto muchos espejos, Jorge dejó una huella que es imborrable. No debe ser difícil seguir para aquellos que vienen detrás: que miren su ejemplo, que miren su trayectoria".

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico