Jorge Newbery y Huracán no se sacaron ventaja en el esperado clásico

Jorge Newbery y Huracán no se sacaron ventaja en el Estadio Municipal de Kilómetro 3. El tan esperado clásico fue una fiesta en las tribunas, pero en el desarrollo del partido sólo crearon un par de situaciones de gol.

Una fiesta se vivió en el Estadio Municipal de Kilómetro 3. Luego de cinco años de espera, se volvió a jugar el clásico más convocante de Comodoro Rivadavia con ambas hinchadas y las tribunas estuvieron totalmente colmadas. Los globos, banderas, pirotecnia y papelitos le dieron el color a un partido pobre desde lo futbolístico, ya que sólo amenazaron con el gol en un par de oportunidades.

El primer tiempo comenzó mejor el "Globo", amenazando con el delantero Jeremías Asencio- quien jugó sus mejores minutos en el comienzo del encuentro- y con el volante Emanuel Sarati que, a pesar de no ser su función, fue el creador de juego en estos primeros 45 minutos. Los nervios y la ansiedad se reflejaron desde los primeros segundos y ambos equipos intentaron buscar a sus delanteros saltando líneas y rifando la pelota. Así, llegó la situación más clara de la primera etapa; un mano a mano clave de Mauro Villegas que intentó gambetear al arquero de Huracán, Federico Giacone, pero éste adivinó la intención del ex jugador de la CAI y se quedó con la pelota.

En los segundos 45 minutos comenzó a notarse el cansancio en ambos equipos y ninguno arriesgó más de lo pensado. El entrenador del "Lobo", Luis Murúa, decidió realizar dos cambios desde el comienzo, algo que llamó la atención. Pacheco y Nieto ingresaron por Villegas y Benites pero sólo sorprendió el cambio, ya que el desarrollo del segundo tiempo fue igual al primero. Sin sorpresas. Asencio pudo darle la ventaja a su equipo sobre el final, pero Martin Tula, arquero del "Aeronauta", respondió de forma correcta.

Sólo un puñado de situaciones de gol dejó el clásico comodorense, que brilló en las tribunas pero no en lo futbolísitico. La espera para este encuentro se hizo eterna pero valió la pena. Durante los 90 minutos no hubo ningún incidente extra-futbolístico y luego, cuando finalizó el partido, cada parcialidad se retiró de forma tranquila del Estado Municipal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico