José Cambareri, el albañil que dejó su impronta en la arquitectura de Km 5

Llegó a la Argentina en 1949 en busca de sus mejores oportunidades desde una Italia devastada por la Segunda Guerra Mundial. Trabajó en la construcción del Hogar Escuela, edificio que en la actualidad ocupa el Liceo Militar. Luego se desempeñó como constructor particular de obras en Kilómetro 5 y fue contratista de YPF. Edificó la iglesia del barrio y también la sede de la asociación vecinal. Falleció en 2008 a los 92 años.

La Asociación "Detrás del Puente" continúa rescatando historias de los pioneros de Kilómetro 5, como la de José Cambareri, quien en 1949 llegó a Comodoro Rivadavia desde Italia.
Don José nació el 23 de marzo de 1916 en Solano, Comuna di Scilla, Reggio Calabria.
En su juventud se casó con Grazia Buetti con quien tuvo tres hijos: Domingo, Pascual y Josefina.
La Segunda Guerra Mundial había llegado a su fin, pero en Italia corrían tiempos difíciles. Así en 1949, buscando un mejor pasar, José llegó a Buenos Aires. Sin embargo, al poco tiempo decidió probar suerte en Comodoro Rivadavia y se instaló en el barrio Presidente Ortiz. Pocos años después llegaron su esposa y sus hijos y se radicaron en forma definitiva.
Ya al día siguiente de haber llegado a Comodoro Rivadavia, José comenzó a trabajar con su oficio de albañil en el entonces Hogar Escuela, actual Liceo Militar. Pronto se ganó la confianza y el aprecio de sus compañeros. Al finalizar la obra fue nombrado para entregar simbólicamente la primera ala de la obra al general Fernando Carlés, a cargo de la entonces Gobernación Militar de Comodoro Rivadavia.
En esos primeros años, Cambareri habitaba una casa que se encontraba frente al antiguo mástil histórico de Kilómetro 5. Más tarde le fue otorgado un terreno cerca del puente General Belgrano. En ese lugar levantó la vivienda en la que habitó junto a su familia durante 55 años, hasta su deceso en enero de 2008.
Después de colaborar en la construcción del Hogar Escuela, José continuó trabajando en forma particular y también como contratista de YPF. En esa empresa el último trabajo que desarrolló fueron las 250 cruces construidas en el cementerio de Kilómetro 5, donde hoy también descansan sus restos.
Cuando se levantó la Iglesia de Kilómetro 5, los salesianos del Colegio Deán Funes lo convocaron para que presentara un presupuesto para realizar la obra. José explicó que iniciaría las bases de la Iglesia y continuaría hasta la capa aisladora en forma gratuita y que luego pasaría un presupuesto para llegar al techo.
Los salesianos llamaron después a constructores de Bahía Blanca para que realizaran la cúpula de la Iglesia. Al no tener éxito con esos contratistas, José fue convocado nuevamente para desarrollar ese trabajo que terminó sin contratiempos. Dicha cúpula se eliminó hace alrededor de tres décadas, por desgaste natural y se realizó en su lugar un techo derecho que incluía la parte de la cúpula.
También en la Asociación Vecinal actuó de la misma manera trabajando en forma gratuita en las bases y hasta la capa aisladora. Luego fue presentando presupuestos en las diferentes etapas que siguieron.
En el barrio Presidente Ortiz, durante esos años construyó gran cantidad de viviendas particulares. También realizó varios trabajos en diferentes sectores de YPF.
José falleció a los 92 años y es recordado por quienes lo conocieron en el barrio como una persona respetada, siempre dispuesta a prestar ayuda.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico