Joven apuñalado en el boliche se negó a denunciar a sus agresores

Luis Aníbal Pintos se recupera de las lesiones sufridas durante Nochebuena en un local bailable de la zona de La Loma, donde recibió cuatro puñaladas en el tórax. La Policía, que se entrevistó con la víctima, aseguró que esta hasta anoche no quiso denunciar a sus agresores que conocería. Los cortes no le afectaron ningún órgano vital.

Tanto el personal policial como del Ministerio Público Fiscal investigan el grave ataque que sufrió durante la madrugada del viernes el joven de 24 años oriundo de Catamarca cuando se encontraba en el boliche "Gigante Mega Disco".
Una vez que fue estabilizado, el joven fue entrevistada por personal de la Seccional Segunda y no aportó mayores datos sobre sus agresores. Al parecer mantenía algún tipo de conflicto, y por ello no denunció la grave agresión.
De acuerdo a la información recabada por los investigadores, eran las 4:11 del viernes que se festejó Navidad cuando el policía que realizaba servicio adicional en el exterior del boliche que funciona sobre la calle Ameghino al 1.500 encontró a Luis Pintos tirado sobre la vereda de Alem 741, entre Ameghino y Rivadavia.
El herido, que tenía la ropa bañada en sangre, no hablaba ni se movía, por lo que el uniformado solicitó una ambulancia. El joven ingresó al Hospital Regional con cuatro puntazos a la altura del tórax, pero los médicos con el correr de las horas descartaron heridas de gravedad.
Pintos fue derivado luego a una sala común donde se recupera de las lesiones y se encuentra fuera de peligro, señalaron las autoridades policiales de la Seccional Segunda. Por su parte, desde la Fiscalía indicaron que sigue adelante la investigación y los dos demorados siguen involucrados a la causa aunque fueron liberados.
Los sospechosos del ataque fueron identificados como Ezequiel Pérez (20) y Bruno Levicoy (28). Al momento de la detención el primero tenía manchas de sangre en la ropa y el segundo tenía en su poder un arma blanca que en la punta tenía cinta aisladora. Ahora, los investigadores deberán reunir más pruebas para avanzar en el caso y esperar los resultados de muestra de ADN.
A raíz que la Policía descubrió que los rastros de sangre provenían desde el interior del boliche tomó intervención la Municipalidad de Comodoro Rivadavia que clausuró el local bailable.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico