Joven baleado en la cabeza se debate entre la vida y la muerte

Un joven de 30 años, identificado como Jorge Garrido, recibió un impacto de bala en la cabeza y anoche permanecía en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Zonal de esta ciudad, con un cuadro clínico extremadamente delicado. Entre vísperas de la Nochebuena y la madrugada de Navidad también se registraron otros incidentes menores.

Caleta Olivia (agencia)

El caso más preocupante ocurrió alrededor de las 5:10 en el barrio Ceferino Namuncurá y de acuerdo al informe suministrado por la Unidad Regional Zona Norte de la Policía de Santa Cruz, el conductor de un automóvil VW Golf de color negro azulado (domino BFQ 619) se hizo presente en la Comisaría Seccional Cuarta ubicada a pocas cuadras del suceso.
Llevaba a su acompañante, Jorge Garrido, herido gravemente de bala en la cabeza y contó que cuando circulaba por la avenida Santa María, desde otro rodado estacionado frente de una casa ubicada en la esquina con calle Francia, un sujeto que estaba acompañado por varios más accionó un arma de fuego contra el rodado y la bala impactó a su amigo en la cabeza.
Inmediatamente llegó hasta la comisaría una ambulancia del Hospital Zonal que trasladó a la víctima hasta ese nosocomio, donde se constató que el proyectil, sin orificio de salida, había ingresado por la zona temporo occipital derecha.
Garrido, de quien no se tienen otros datos filiatorios, permanecía anoche en la Unidad de Terapia Intensiva con un cuadro clínico extremadamente grave: autoridades del nosocomio dijeron que afrontaba un "compromiso vital severo".

CINCO DETENIDOS Y SECUESTRO DEL ARMA

Luego de producirse el sangriento incidente, personal de la citada comisaría y del Comando Radioeléctrico se dirigió hasta el lugar donde se produjo el disparo (no se descarta que hayan sido más) donde detuvo a cinco individuos mayores de edad, entre quienes estaría el autor del disparo ya que habría sido reconocido por el conductor del vehículo atacado y más tarde se le hizo la prueba de parafina que dio resultado positivo.
También se incautó el auto que había sido ocupado por todos o varios de los integrantes del grupo agresor, un VW Gol, también de color negro azulado (dominio HIV 560).
En este punto cabe la posibilidad que el conductor del Gol (cuya identidad no se suministró) conocía a los atacantes y por ello la policía procuraba esclarecer los motivos de la violenta agresión.
Los detenidos quedaron a disposición del magistrado Horacio Islas quien se encuentra subrogando el Juzgado de Instrucción N° 1, que extendió una orden de allanamiento a la vivienda y secuestros de vehículos.
La misma se cumplió alrededor de las 10:30 y la policía logró encontrar escondido en un patio un revólver calibre 22, que ahora será peritado para saber si fue el arma que se utilizó en el hecho.

EBRIOS AGRESIVOS
La ingesta de alcohol en la primera fiesta de fin de año también trajo aparejados otros incidentes de menor cuantía en Caleta Olivia, los que motivaron que numerosos contraventores fueran a dar por algunas horas a los calabozos.
Uno de ellos ocurrió alrededor de las 6:00 cuando personal del Comando y de varias comisarías detuvieron a tres menores de edad y cuatro mayores que estaban provocando desórdenes en el barrio Vista Hermosa, frente al edificio de un colegio privado.
Los mismos se tornaron violentos cuando llegaron los uniformados y tuvieron que ser reducidos y esposados.
Pudo saberse también que hubo otros hechos similares en los barrios 3 de Febrero y 17 de Octubre, y que en total los detenidos en Caleta Olivia sumaron más de una veintena.

MAS CASOS EN PUERTO DESEADO A Y LAS HERAS

La Unidad Regional Zona Norte también reportó dos sucesos ocurridos en Puerto Deseado, uno de ellos en el acceso al conocido local nocturno "Yackaroe", donde un joven propinó una trompada a un policía que cumplía un servicio de adicional.
El hecho ocurrió minutos después de las 6:00, a poco del horario de cierre, y el joven, de aproximadamente 19 años, reaccionó violentamente cuando el uniformado le prohibió ingresar debido que el individuo se encontraba en avanzado estado de ebriedad. En contados segundos fue reducido por el agredido y otras personas afectadas a la seguridad y hasta avanzada la tarde de ayer permanecía detenido en la única comisaria de esa localidad.
Poco antes, a las 4:40, un vecino alertó a la policía que un desconocido intentaba ingresar a una tienda ubicada en la calle Almirante Brown y de inmediato se acercó al lugar un móvil patrullero, cuyos ocupantes lo sorprendieron in fraganti delito.
Se trataba de un menor de 17 años que había roto una vidriera para ingresar con tal mala suerte que se produjo una profunda herida en uno de sus brazos y, luego de ser reducido, fue trasladado al Hospital Distrital.
En Las Heras, una hora antes de la llegada de Papá Noel, se produjo un robo en una vivienda del barrio Güemes por parte de uno o dos desconocidos que aprovecharon la ausencia de sus moradores. Tras forzar una ventana, se llevaron un televisor de 47 pulgadas y de paso vaciaron el freezer de la heladera donde la familia tenía almacenadas exquisitas viandas. Hasta anoche, los ladrones no habían sido identificados.
Otro incidente (similar al ocurrido en el boliche de Puerto Deseado), se registró en Los Antiguos, precisamente en el acceso al local nocturno "Morrison", donde alrededor de las 3:55 un parroquiano provocó serios incidentes y cuando llegó una comisión policial propinó una trompada en el ojo izquierdo a uno de los uniformados.
CONTROL VEHICULAR Y DOS HERIDOS POR PIROTECNIA

A todo esto, la Unidad Regional y la Supervisión Municipal de Tránsito continuó llevando adelante durante toda la jornada de ayer un estricto control vehicular en el acceso norte de Caleta Olivia, verificando documentación de rodados y observando que no circularan conductores en estado de ebriedad.
Hasta avanzada la tarde no se habían detectado irregularidades de importancia y además no se habían registrado accidentes de tránsito de consideración en esta ciudad.
En tanto, desde el Hospital Zonal se reportó que dos hombres fueron atendidos en la guardia de emergencias por estallidos de artefactos de pirotecnia en sus manos, pero sus heridas no revestían gravedad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico