Joven pasará dos meses en prisión preventiva

Se trata de Nicolás Almendra, a quien la Fiscalía imputó como "partícipe necesario" en el "homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con tentativa de homicidio agravado por uso de arma".

La Jueza Ana Laura Servent resolvió valorar los elementos presentados por el Ministerio Público Fiscal, representado por la fiscal general María Tolomei y el funcionario de fiscalía Enrique Kaltenmeier, para determinar la prisión preventiva del joven Nicolás Almendra por el término de dos meses, tiempo en que será revisada nuevamente su situación, relacionado con el hecho en el cuál perdiera la vida la menor Candela González en la plaza del barrio Luz y Fuerza de la ciudad de Trelew, el día 29 de abril.

De la misma manera, amplió el objeto de investigación, de acuerdo a la imputación de la fiscalía para con Almendra, la que implica su participación necesaria en homicidio agravado por uso de arma y en tentativa de homicidio agravado por uso de arma, cuya autoría recae en cabeza de Jorgelina Domínguez.

De acuerdo a lo expuesto por la fiscal general, no caben dudas que el imputado estaba en el auto que llegó al lugar aquella tarde, acompañando a la imputada principal y tres chicas más, una de ellas dispuesta a protagonizar una pelea con Candela acordada a través de las redes sociales. Esto fue reconocido por el propio imputado, aunque la primera noticia se tuvo mediante la declaración de Julio Suárez, quien había sido detenido conduciendo el vehículo Peugeot 206 que trasladó a los implicados, reconociendo el mencionado que uno de ellos era un tal Nico, novio de una de las chicas.

También se da por cierto que el ahora detenido salió del lugar manejando ese automóvil, de acuerdo a los dichos de testigos efectuados en forma contundente. Minutos después del suceso, certifica el acta policial que Almendra fue encontrado conduciendo un fiat palio propiedad de Jorgelina, encontrándose solo tras haber dejado al resto del grupo.

Por otro lado, para la doctora Servent quedó claro por el relato de fiscalía, que él mismo hizo desaparecer el arma, tras haber forzado a una de las chicas a que se hiciera de ella, pero luego del hecho al reclamarle ese elemento para devolvérselo al abuelo, el joven le respondió que la había tirado porque no se iba a hacer cargo de la situación.

Sobre algunas dudas expuestas por el defensor Sergio Rey, la magistrada observó como razonable que la testigo principal no se haya percatado de quien era el muchacho que la tomó de los pelos impidiendo ayudar a su amiga, teniendo en cuenta el momento de tensión y nerviosismo vivido. Adujo que la chica estaba conmocionada y no tuvo tiempo de elaborar coartada alguna.

Si bien el defensor enfatizó que se creía mas a un testimonio directo que al efectuado por las acompañantes de Almendra, quienes mencionaron que éste nunca se bajó del vehículo, la fiscal Tolemei manifestó que la valoración se efectúa a partir que los testimonios de las amigas de Candela fueron efectuados al momento, sin tiempo de elaboración alguna, tal el relato de quienes acompañaban a Jorgelina, cuestión que fue tenida en cuenta por la Jueza.

Ante estos elementos, la doctora Servent impuso dos meses de prisión preventiva, considerando el peligro de fuga, pero más el de entorpecimiento, mencionándose durante la audiencia que el imputado tuvo la iniciativa de contactarse con una de las testigos principales. Expresó además que la prisión domiciliaria, como lo había solicitado la defensa, no alcanza a neutralizar los riesgos procesales esgrimidos.

Los hechos

De acuerdo al relato, el 29 de abril, cerca de las 17:15 en ese lugar, la víctima se encontró con dos amigas con el fin de acceder a un enfrentamiento o pelea que había sido fijado con otra persona a través de las redes sociales. Una de ellas, se retiró en una moto ya que debía llevar las compras que le habían encargado en su casa, no sin antes recomendar a Candela que no se prestara a esa situación, puesto que podría derivar en alguna acción violenta con la utilización de armas.

Posteriormente, llegó quien sería la contrincante de la pelea acordada, en un Peugeot 206 con vidrios polarizados, donde se conducía un grupo de cinco personas entre ellas Jorgelina Domínguez y Nicolás Almendra. Todos bajaron del auto y se aproximaron al lugar donde estaba Candela, dando comienzo a la riña establecida. En un momento, cuando la menor asestó un golpe de puño en la cara de su rival, Jorgelina estando a muy corta distancia extrae un arma de fuego y le dispara a Candela sin lograr impacto alguno.

La víctima intenta defenderse tomándola del brazo con el arma a Jorgelina, levantándoselo para luego intentar huir, pero la agresora persevera en su intento homicida y le dispara por la espalda, impactando uno de los tiros en el hombro izquierdo y otro en la cabeza de la menor, que cayó boca abajo quedando inmóvil. Mientras esto sucedía, el acompañante de la imputada tomaba de los pelos a la amiga de Candela, evitando que pudiera acudir en su ayuda, a la vez que Jorgelina expresó: "a esta igual la vamos a matar", y le disparó en varias oportunidades sin llegar a impactar en su humanidad, tras lo cual los integrantes del grupo visitante acceden al vehículo y se alejan raudamente del sitio.

Luego, la amiga de Candela que había acudido a su casa, regresa a la plaza encontrando a la chica en el piso, pero pudo observar al Peugeot, en tanto algunos vecinos daban aviso a la policía de lo sucedido. Candela González es derivada al hospital zonal, donde se produjo su deceso en la madrugada del sábado.

El Ministerio Público Fiscal calificó a los hechos como homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con tentativa de homicidio agravado por uso de arma, en cabeza de Jorgelina Domínguez como autora y Nicolás Almendra como partícipe necesario, en el marco de los artículos 79, 41bis, 55 y 42 del código penal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico