Joven violado y asesinado: "salió a divertirse y me lo devolvieron en un cajón"

Verónica es la mamá de Claudio Ayuso, el adolescente de 18 años que apareció violado y asesinado cerca de un frigorífico en Dolores. "Me arrancaron un pedazo de mi alma" dijo. Los dos jóvenes que estuvieron con él son los únicos sospechosos.

"Si son ellos que paguen con el peso de la ley", dice entre lágrimas Verónica, la mamá de Claudio Ayuso el adolescente de 18 años que apareció violado y asesinado en una fosa al lado de un frigorífico en Dolores.

A la mujer le cuesta sospechar que uno de los amigos de su hijo, Francisco Miño de 18 años, se convirtió en el principal sospechoso junto con otro joven, Matías López de 21 años, luego de que ambos se contradijeran en la declaración testimonial que dieron a la policía.

Es que ellos fueron las últimas personas con las que Claudio estuvo antes de desaparecer incluso, según fuentes de la investigación adelantaron que uno de los dos chicos habría dicho que sólo le había pegado y lo había dejado con vida en el lugar donde luego, apareció muerto.

Sobre el hecho, la mamá del adolescente pidió "justicia". "Me lo mataron como a un perro o peor. Lo violaron y quebraron el cráneo. Era un chico que no se peleaba ni tenía problemas con nadie", sostuvo la mujer que es mamá de otros dos varones más.

Verónica reveló que Claudia conocía a López con quien se había peleado en abril. "No tenían relación, eran conocidos, se que le había pegado en una fiesta en abril", aclaró la mujer quien confirmó que Miño era muy amigo de su hijo.

López y Miño fueron imputados por la fiscal del caso por los delitos de "abuso sexual con acceso carnal agravado" y "homicidio agravado criminis causa". En sus domicilios se secuestraron ropas con manchas de sangre que se encuentran siendo periciadas como también diferentes elementos que encontraron en la escena del crimen como cable, un pelo y una colilla de cigarrillo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico