Jóvenes de Ciudadela volvieron a pintar las paredes de la capilla que alguien rayó

La capilla "María Auxiliadora" de Ciudadela amaneció con pintadas alusivas a la rivalidad del club de fútbol del "barrio gaucho" con el de Próspero Palazzo. Un grupo de jóvenes del lugar decidió volver a pintar el edificio por sus propios medios para reparar el acto de vandalismo que habrían protagonizado dos chicos. El club Próspero Palazzo repudió las pintadas y se comprometió a completar la refacción del edificio.

Hace dos meses la capilla “María Auxiliadora” del barrio Ciudadela había sufrido diferentes actos de vandalismo en su edificio por lo que los vecinos decidieron refaccionarla. Fue una jornada que involucró la participación de grandes, jóvenes y niños que se abocaron a renovar la iglesia.
“Ese día vinieron desde nenes de cinco años hasta los vecinos más antiguos. Es más, uno de los vecinos se subió arriba del edificio y pintó la cruz. Quedó hermosa la iglesia ese día”, explicó Laura Sosa.
La estructura se mantuvo impecable hasta que ayer dos adolescentes realizaron pintadas en el frente de la institución. Hacían referencia al Club Social y Deportivo Próspero Palazzo.
El acto de vandalismo despertó la indignación de los habitantes de Ciudadela que no podían creer cómo el esfuerzo empleado había sido destruido en un par de minutos.
“Yo cuando vine y me encontré con la iglesia toda rayada, no lo podía creer. Es pelea de barrios que no tienen sentido porque todos venimos a la iglesia y somos vecinos", afirmó Sosa.
Asimismo, la sorpresa fue otra cuando cerca de las 13 un grupo de jóvenes se acercó a la institución para comenzar a pintar sobre los grafitis y tratar de recuperar la antigua imagen de la institución.
“A la iglesia la cuidamos entre todos. Te da mucha bronca que vengan dos pibitos a rayarnos las paredes por eso nos juntamos y empezamos a ver quién podía aportar pintura y rodillos. La idea era tener cualquier cosa para ayudar. No logramos sacar todo pero algo por lo menos se tapó”, manifestó Luciano Menéndez.
“Nosotros estamos siempre acá. Siempre nos juntamos a patear o pasar el rato y siempre estábamos atentos a que nadie le haga nada a la iglesia pero en un descuido vienen y nos rompen todo. Fueron dos. Un vecino los vio y les tocó bocina pero salieron corriendo. Se aprovecharon que era la primera hora de la mañana y todos estábamos en la escuela o trabajando”, agregó Menéndez.
La situación derivó en que los integrantes del Club Próspero Palazzo manifestaran su repudio y se reunieran con las autoridades de la capilla para hacerse cargo de la refacción de los daños ocasionados.
“Vamos a realizar otro encuentro para demostrar que su violencia no nos va a ganar. Vamos a demostrar que nuestra fe esta por arriba de su maldad por eso este fin de semana volveremos a pintar”, destacó Sosa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico