Juegos virales que pueden ayudar a nuestro cerebro

Cualquier afición en su justa medida puede resultar positiva. Incluso algo que parece tan adictivo como un videojuego, si se juega con moderación, puede contribuir a mejorar nuestra concentración y nuestra memoria, así como la lógica, los reflejos, la agilidad mental, el enfoque y la planificación, según diferentes estudios.

Los juegos tipo Tetris, donde tenemos que controlar y colocar adecuadamente diversas piezas, pueden ayudar con la orientación espacial. Lo mismo otros juegos casuales más actuales como Slitter.io, en el cual debemos mantener con vida a un gusano que va creciendo a medida que va alimentándose de otros gusanos en un medio repleto de participantes. Este juego cumple una función parecida a los antiguos Tetris o PacMan, en los cuales lo importante es ingeniárselas para aguantar el mayor tiempo posible y comer antes de ser comido.

Los juegos en 3D de realidad virtual desarrollados parta usar con gafas tipo Cardboard y similares, donde insertar el móvil, podrían ayudar a mejor la memoria.

Como ejemplo cabría mencionar títulos como VR Tunnel Race, que nos propone un vertiginoso recorrido por una especie de agujero negro lleno de obstáculos; o Minos Starfighter, uno de los mejores juegos de batallas estelares en 3D. Por otra parte existen juegos que se desarrollan en escenarios tridimensionales que nos proporcionan una mayor capacidad de orientación y perspectiva.

Aquí entrarían juegos como Supershot time Shooter 3D, que ya tuvo mucho éxito en su versión PC, y que nos propone sobrevivir en un escenario que evoluciona a cámara lenta y donde estas capacidades serán necesarias para anticiparnos a lo que va a suceder en el juego, resume El País.

De la misma talla es SWAAG, heredero de The Little Crane That Could, ambos juegos de simuladores (tanque y excavadora respectivamente) que desarrollan la orientación espacial a través del movimiento preciso y la perspectiva como parte de la solución que permite avanzar en cada pantalla.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico