"Juntos por un corazoncito feliz" recolecta juguetes y libros

En virtud de la próxima celebración del Día del Niño los voluntarios de la asociación "Juntos por un corazoncito feliz" están trabajando para agasajar a los nenes del barrio Stella Maris donde brindan su acción solidaria cada semana. Por eso están juntando juguetes y libros infantiles, nuevos o usados en buen estado, y también golosinas.
Por otra parte "Juntos por un corazoncito feliz" tiene a la venta un bono solidario que sorteará las camisetas oficiales de Gimnasia y Esgrima Comodoro el viernes por Lotería nacional nocturna. Esta entidad asiste a las familias del barrio Stella Maris con alimentos, artefactos de calefacción e iluminación, materiales para mejorar las viviendas, entre otras tareas solidarias.
Entre las metas de trabajo que tienen se contempla un deseo de "suavizar las situaciones de pobreza, el dolor, las carencias a través de la creación de obras y el sostenimiento de otras ya creadas que ayuden a dignificar a las personas y darles dentro de las posibilidades lo que en justicia necesitan y merecen en el ámbito de salud, alimentación, educación, vivienda u otro tipo de necesidades".
Carolina, quien lleva adelante el trabajo, recuerda que "en el año 2007, un ángel de luz llamado Stefano subió al cielo, desde allí guía mis pasos y me da la fuerza y el amor que siento por los corazoncitos del barrio Stella Maris. Recuerdo una tarde de marzo, en un comercio, me encontré con mi primer corazoncito de este camino llamada Bochi".
La asociación comenzó con estas campañas en el año 2009 y hoy constituye una entidad sin fines de lucro que asiste a familias de bajos recursos, organiza meriendas para niños, colectas de alimentos no perecederos y ropa, y hasta ayudan a la construcción de casas.
De sus primeros pasos en esta senda de solidaridad, Carolina recuerda: "era el Día del Niño, agosto del año 2009, la primera campaña que se organizaba para recolectar juguetes y golosinas. Ya sabiendo que eran entre 20 a 25 familias aproximadamente las más necesitadas, sabiendo cuántos corazoncitos había en cada una de ellas, fuimos casa por casa a entregárselos. Ese mismo año hicimos la campaña de una merienda saludable (bolsas de copos, alimentos nutritivos, leche) y a fin de año hicimos la campaña de una hermosa y feliz Nochebuena. Jamás desde 2009 pude abandonar este camino solidario".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico