Juzgan al "Trompa" Gallardo por la tenencia de un arma de fuego

Marcos Luis Gallardo, condenado en noviembre del año pasado a cuatro años de prisión efectiva por comercialización de estupefacientes por el Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia, ayer comenzó a ser juzgado en la Justicia ordinaria por el delito de tenencia ilegal de arma de guerra. Es que cuando fue capturado en la casa de Jorge "Esculapio" Velázquez, el 17 de julio de 2013, se le encontró una pistola 9 milímetros.

Comenzó ayer en la sala de la Cámara del Crimen el debate por tenencia ilegal de arma de guerra con una expectativa de pena de tres años de cumplimiento efectivo para Marcos Luis Gallardo, alias "El Trompa", actualmente detenido tras haber sido condenado el noviembre de 2015 por la Justicia Federal en la causa de la droga que se enterraba en el Faro San Jorge.
El "Trompa" Gallardo, que cumple prisión en la Unidad 6 de Rawson, comenzó a ser juzgado por el delito de la tenencia de una pistola 9 milímetros de manera ilegal que fue hallada en una habitación de la casa de Jorge Luis Velázquez, alias "Esculapio", el 17 de julio de 2013, cuando el primero de los mencionados fue capturado por la Brigada de Investigaciones en el marco de la causa de drogas.
Gallardo fue condenado en noviembre del año pasado por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Comodoro Rivadavia por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización a cuatro años de prisión, una multa de 4 mil pesos y fue declarado reincidente por tercera vez.
El juicio que afronta ahora en la Justicia ordinaria es presidido por el juez penal Mariano Nicosia, el Ministerio Público Fiscal lleva adelante la acusación a través del fiscal Héctor Iturrioz, mientras que la defensa del imputado es ejercida por el abogado oficial Ariel Quiroga. La primera jornada del debate ayer contó con la cobertura exclusiva de El Patagónico.
"Esculapio"
Ayer uno de los testigos que presentaron las dos partes, fue Jorge Luis Velázquez. Para la comparecencia del hombre más conocido con el apodo de "Esculapio" ayer en los estrados judiciales se realizó un cuarto intermedio y el testigo fue buscado por la policía en la vivienda donde cumple prisión domiciliaria por otra causa.
Velázquez le juró al juez Nicosia decir toda la verdad, siendo advertido de las penas que se imponen por falso testimonio y aclaró que a Gallardo lo conoce desde hace mucho y que tiene amistad con él, aunque eso no le iba a impedir decir la verdad.
Ante las preguntas de Iturrioz, Velázquez comentó que en el momento del allanamiento en su vivienda de Laferrere 2.940 del Ceferino Namuncurá, el día en que detuvieron a Gallardo, él no estaba porque había salido a hacer un trámite de 08 con Enrique Altuna y cuando volvió a su casa estaba todo roto. Antes de la detención contó que había estado tomando unos mates allí con Gallardo.
Para el fiscal, Velázquez ayer cuando comenzó a deponer se contradijo con lo que declaró ante la Fiscalía el 16 de diciembre de 2013, en donde decía que vivía solo y que había dos mujeres presentes en el lugar al momento del allanamiento.
"Esculapio" argumentó ante el fiscal Iturrioz y el juez, que él no se acuerda que había ido a declarar a la Fiscalía porque en ese momento "estaba re drogado, estaba re empastillado".
Dijo que no tenía armas en su casa y describió los ambientes. Contó que en ese momento se había separado y que su casa era "un aguantadero", que estaba todos los días borracho.
Que llegaba y se acostaba en cualquier lugar. Pero para la Policía, una habitación tenía mucha ropa y en la otra unas cuantas mudas. Asintió que una de las mujeres presentes en el lugar le dijo que la Policía se había llevado un arma de una habitación en la detención de Gallardo.
"Esculapio" declaró que el día anterior al allanamiento -en el que se encontró el arma y se detuvo a Gallardo en su casa- se había quedado a dormir un hombre al que identificó como Carlos Ferreira, con el que había "consumido un poco de merca, consumimos alcohol, y después le dije tirate ahí" y que este hombre se olvidó la pistola debajo de la almohada.
A Ferreira no lo volvió a ver, y ahora estando con prisión domiciliaria lo volvió a llamar y que ahí le dijo "yo me la olvidé". De todas maneras, ayer se supo que la defensa de Gallardo desistió de Ferreira como testigo y hoy el debate continuará con más testimonios aportados por la Fiscalía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico