Juzgan a tres dominicanos por un robo agravado

El juicio contra la banda de dominicanos que se dedicaba a robar celulares comenzó ayer y dos de los tres acusados llegaron a esta instancia con prisión preventiva, mientras que el restante se encuentra en libertad desde el 28 de diciembre. En la primera jornada declaró la víctima, su madre, un imputado y testigos de actuación. El debate continuará hoy.

El juicio oral y público contra la banda de dominicanos que se dedicaba a robar celulares comenzó ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia. El tribunal está presidido por el juez penal, Miguel Ángel Caviglia, y se completa con la vocalía de Mariel Suárez y Alejandro Soñis.
El Ministerio Público Fiscal, en tanto, está representado por el fiscal general Adrián Cabral, mientras que los imputados Yariel Carlos Roselio De Aza y Daniel Geudi Giménez Torres son asistidos por las defensoras públicas, María de los Ángeles Garro y Viviana Barillari, y Fillol Marlon Ventura por el abogado particular, Daniel Fuentes. Este último es el único que llegó a esta instancia en libertad, mientras que sus consortes pasaron todo el proceso detenidos con prisión preventiva.

EL HECHO
Hay que recordar que el hecho ocurrió el martes 27 de setiembre del año pasado en el barrio Gobernador Fontana, en Kilómetro 8, y por el mismo fueron detenidos Yariel Carlos Roselio De Aza (24), Daniel Geudi Giménez Torres (35) y Fillol Marlon Ventura (45). Con el grupo también se movilizaba Santalicia Ana García Gómez (33), quien llevaba un bebé en sus brazos.
El robo ocurrió a las 19:30 cuando la víctima, de 25 años, regresaba de su lugar de trabajo y se dirigía a su domicilio. Lo hacía por la calle Calixto Melzi, casi Comodoro Rivadavia, lugar en donde fue abordado por dos individuos que descendieron de un Ford Fiesta color dorado (dominio FKU 915).
Los delincuentes le cubrieron el rostro con una capucha y le asestaron dos culatazos sobre su cabeza. Al resistirse, le efectuaron un disparo en el brazo izquierdo que le provocó una fractura expuesta. Lo despojaron de su teléfono celular y escaparon en el automóvil que conducía Ventura.
Al menos cinco testigos aportaron características del rodado, el cual fue visto en la rotonda de las rutas 3 y 39 por policías de Próspero Palazzo. A 800 metros de allí el coche fue interceptado por un patrullero y sus ocupantes reducidos. Allí se secuestró un revólver y al día siguiente, con la autorización para requisar el auto, la policía encontró una pistola con la que habría sido herido el damnificado. Se estima que fue con ésta que se produjo la agresión porque en el lugar los vecinos encontraron una vaina.
De Aza y Giménez Torres fueron acusados por robo agravado por el uso de arma de fuego, en calidad de coautores, mientras que Ventura fue imputado como partícipe necesario. La mujer no fue imputada.
Los imputados quedaron detenidos con prisión preventiva y el 28 de diciembre Ventura obtuvo la libertad con restricciones y ayer fue el único en declarar. En su descargo dijo que fue engañado.
Ayer también declaró la víctima, su madre, los testigos que vieron el forcejeo y los policías que tomaron intervención en el hecho. En total se escucharon siete testimonios y para hoy se espera avanzar con otros cuatro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico