Kia Sportage EX 2.0 AT 4×2

En los últimos meses se incorporó un impulsor diesel de 185 CV y tracción 4x4, todos asociados a una caja automática de 6 marchas

En esta oportunidad www.16valvulas.com.ar prueba la cuarta generación de Sportage, un SUV compacto que llegó desde Corea del Sur para reemplazar al Sportage III, que se había actualizado en Argentina por última vez en 2015.
Es un modelo que siempre se caracterizó por la armonía de sus dimensiones, un diseño atractivo y moderno, y gran versatilidad. La nueva generación conserva esas virtudes pero es mucho más bella estéticamente, pues adquirió mayor elegancia y distinción.
Se había presentado con una sola motorización naftera de 2 litros, 16 válvulas y 154 CV, la que equipa a la versión que probamos en esta nota y una con tracción 4×4. Pero hace unos meses incorporó un propulsor diésel 2.0 de 185 CV. En esa oportunidad, también se anunciaron nuevos equipamientos vinculados al confort y a la conectividad ante el requerimiento de los exigentes clientes y la reñida competencia de un segmento superpoblado.
Esta nueva generación es mucho más europea y representa la línea estética global de KIA que ya trascendió las fronteras de Asia para conquistar los mercados del mundo. Lo primero que se destaca es esa parrilla Tiger Nose (nariz de tigre) de gran personalidad, que aparece luego de un capot corto con dos nervaduras centrales. La gran novedad en este sector son las nuevas ópticas separadas en dos partes.

DISEÑO INTERIOR

En el habitáculo de la Sportage nos encontramos con un interior sobrio, práctico y funcional. No hay detalles de jerarquía ni comandos por todos lados. Es un ambiente que le dio paso a la modernidad y a la tecnología.
El que maneja goza de una correcta posición de manejo gracias a las regulaciones manuales de la butaca y al volante que se ajusta en altura. Allí encuentra los comandos del Control de Velocidad Crucero, el equipo de audio y la computadora de abordo. El resto de los comandos se ubicaron de manera intuitiva. Por otro lado, la visibilidad trasera es reducida por contar con una luneta de escasa superficie vidriada. Sin embargo, los sensores de estacionamiento trasero y la cámara de retroceso compensan esa limitación.
Sportage marca la excepción porque cuenta con espacios suficientes, tanto para las piernas como a los costados y en la distancia hacia el techo.

EQUIPAMIENTO

El nivel de equipamiento está a la altura de su categoría y recientemente la marca japonesa anunció la incorporación de nuevos ítems que le proporcionan mayor jerarquía y ya se encuentran en la versión que analizamos. Estamos hablando fundamentalmente de una pantalla multimedia de 7” que dispone de un navegador satelital. Antes traía solo un pequeño display que proporciona algunos datos y pocas funciones.
Debajo del capot no hay grandes novedades a lo que Kia venía ofreciendo en la generación anterior. Presenta un propulsor naftero de 2 litros de cilindrada, 4 cilindros en línea, 16 válvulas y distribución variable.
Esto le permite entregar una potencia de 153 CV a 6.200 rpm y un torque máximo de 192 Nm a 4.000 rpm. En este apartado hace unos meses, Kia ofrece también para este modelo un motor diesel 2.0 que entrega 185 CV y un torque máximo de 41 kgm.
Se asocia a una caja automática de seis velocidades, con modo secuencial del tipo de convertidor de par que sin ser de doble embrague posee un pasaje de cambios muy suaves. A través del sistema Drive Mode se tiene la posibilidad de seleccionar entre tres modos de conducción: Confort, Normal y Sport.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico