La alimentación y la escuela

No siempre es fácil alimentar bien a los niños con comidas que les resulten agradables, será necesario buscar estrategias para lograrlo. Un verdadero desafío es incorporar este concepto básico de alimentación adecuada en las escuelas sobre todo cuando los kioscos están dentro de las mismas.
Para lograr una alimentación saludable para los niños y adolescentes es preciso comenzar en el seno de las familias.
¿Qué pueden llevar a la escuela?
- Frutas bien lavadas: peras-bananas-manzanas
- Pan, galletitas saladas o dulces.
- Cereales
- Cuando la escuela dispone de heladera para mantener la cadena de frío sin interrupciones podría también ser llevados: yogurt, quesos, carnes bien cocidas en variadas formas, milanesas, pastel de carne, lonjas de carne cocida al horno, legumbres cocidas
Bebidas: la sed se calma con agua Insistir en el agua como la mejor bebida. Evitando las bebidas saborizadas o gaseosas que producen saciedad y disminuyen el apetito.
¿Qué debe evitarse?
- Alimentos muy salados como papas fritas, palitos, maicitos
- Salchichas o hamburguesas: Las hamburguesas permitidas serán las preparadas y mezcladas enteramente en las casas, deben ser muy finas para facilitar la cocción del interior y muy cocidas de ambos lados
- Alimentos húmedos (fiambre, ensaladas), por rápida contaminación si no hay heladera
- Golosinas en general: Si el niño come en los recreos golosinas y/o gaseosas es posible que disminuya su apetito en el almuerzo o merienda

IMPORTANTE
Incentivar a los niños a lavarse muy bien las manos antes de ingerir o manipular alimentos. No tomar agua directamente de las canillas de los baños o bebederos. Cepillarse los dientes después de comer.
Fuente: SAP (Sociedad Argentina de Pediatría)

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico