La asociación hotelera y gastronómica comenzó con el reciclaje de residuos

Mediante un convenio firmado con un emprendedor del rubro del reciclaje, los integrantes de la asociación hotelera y gastronómica lograron una doble reducción: los costos, al eliminar una de las cargas tributarias, y el impacto de la generación de residuos. En esta primera etapa, el foco se pone en los aceites vegetales aunque la planificación contempla que en un año el reciclaje abarque plásticos, vidrios y los residuos inorgánicos, mientras que los orgánicos serán procesados por una empresa que produce biogás.

Con el nuevo esquema de manejo de residuos de la ciudad, vigente en pleno desde 2014, el rubro de la hotelería y la gastronomía sumó presión tributaria, ya que a la Tasa de Higiene Urbana y la Ecotasa -calculadas para grandes generadores en este caso–, se sumaba el costo de la disposición final de los aceites vegetales.
Sin embargo, mediante la reciente firma de un acuerdo con el reciclador Miguel Angel Vargas, los integrantes de la Cámara reducen este último costo: el emprendedor se ocupará del retiro y disposición final sin costo alguno ya que esa es justamente una de las materias primas para su emprendimiento.
El convenio, no obstante, va mucho más allá de la concepción mercantilista o de costos para plantear un abordaje más integral desde ese sector empresario sobre problema que implica la basura en las grandes urbes: en este caso, además de contemplar el tratamiento de un promedio de más de 2.200 litros mensuales de aceites, la planificación abarca en el corto plazo el reciclaje de otros residuos inorgánicos, e incluso de los orgánicos para la fabricación de biogás, mediante un acuerdo con una segunda empresa.
Según destacó Gabriela Zuñeda, referente del sector, desde hace más de dos años iniciaron un trabajo con la Secretaría de Ambiente municipal, aunque mientras que en la gestión anterior el enfoque se daba acotado a la implementación de la nueva ordenanza vinculada con los residuos, los avances se registraron en el último año.
“Logramos avanzar con Daniel González (titular de Ambiente) y equipo porque entre otras cosas se cambió el concepto de manejo de la basura por parte del municipio”, indicó.
“Se ha reconocido realmente como un problema, no está planteado como un negocio y estamos tratando de trabajar en conjunto para buscar soluciones” dijo al informar que es a partir de esto que se logró la firma del convenio para el acopio, reciclado y disposición final de los aceites vegetales, generando a la vez empleo para el emprendedor Miguel Angel Vargas, quien retirará los mismos sin costos y progresivamente irá ampliando el espectro al tratamiento de plásticos, vidrios y otros inorgánicos, también sin costo para los efectores.
"Para nosotros es muy importante porque logramos bajar el costo que teníamos fijo mensual porque nos cobraban por el retiro y disposición final del aceite; para el sector es una muy buena medida” refirió Zuñeda, para agregar que el convenio implica también una contraprestación básica para el rubro: el compromiso de la separación de residuos en origen.

BIOGAS Y BALDOSAS
A PARTIR DE VIDRIO
TRITURADO
La planificación del manejo de los residuos abarca también otra etapa de interés: un segundo convenio con una empresa que generará biogás a partir de los residuos orgánicos, a través de una pequeña maquinaria que atraviesa la etapa final de pruebas en el Instituto Martín Rivadavia. “Ellos se llevarían todo lo orgánico. Realmente son soluciones concretas para el problema que tenemos con la basura, más allá de la ordenanza que nos definía como grandes generadores (que no somos), donde nos cobraban por peso la disposición final y una serie de cosas en ese sentido”, explicó.
Zuñeda señaló que mientras hoy algunos de ellos ya separan en origen, el recolector retira todo junto, mientras que a partir de la línea de trabajo que se abre con este convenio, en el término de un año se incorporarán todos los residuos.
"El compromiso es justamente ese, la separación, y el que no lo haga quedará fuera del convenio” graficó.
Por último, subrayó que el sector también busca alternativas para otros residuos que hoy no tienen capacidad de reciclaje en la ciudad, como el caso de los vidrios que para los locales nocturnos implican un gran volumen de desechos.
“Se está buscando la posibilidad, incluso con la Universidad, de alguna maquinaria que tritura para producir baldosas a partir de eso”, expuso Zuñeda.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico