La ausencia de Macri y los incidentes

"En lo que único que no nos pusimos de acuerdo fue cuando (Carlos) Verna insistió en el asado con hueso". El gobernador de Río Negro Alberto Weretilneck cerró con una humorada la conferencia en la que el Gobierno nacional y los mandatarios de las provincias patagónicas oficializaron la puesta en marcha del Proyecto Patagonia, una iniciativa similar al Plan Belgrano que trazó Mauricio Macri para el Norte del país.
El jefe de Estado no participó de la conferencia y le cedió su lugar al ministro del Interior Rogelio Frigerio (n), quien negó que la ausencia del mandatario se debiera a los incidentes ocurridos en la previa a su desembarco, que incluyó la detención del secretario general de ATE, Rodolfo Aguiar. "A algunas conferencias de prensa van los ministros. Yo soy el ministro del Interior, el ministro político, y el que en general tiene más vínculo con los gobernadores. Su ausencia no tiene nada que ver con la manifestación", señaló Frigerio al ser consultado.
Los incidentes se produjeron en la Plaza San Martín de Viedma, mientras a metros, en la residencia del gobernador Weretilneck, Macri y Frigerio se reunían con el resto de los mandatarios: el chubutense Mario Das Neves; el pampeano Carlos Verna; Omar Gutiérrez (Neuquén); y Rosana Bertone (Tierra del Fuego). Tampoco faltó la santacruceña Alicia Kirchner.
Kirchner, precisamente, destacó que se trata de un "primer paso" pero intentó bajarle el tono al anuncio al señalar que "sólo se marcó una metodología de trabajo".
Según informó oficialmente la Casa Rosada, "el Proyecto Patagonia apunta a que la Nación y las provincias converjan en objetivos y lleven a cabo programas para la resolución de las problemáticas más urgentes, como la creación de empleo y mejoras en las infraestructuras y la conectividad".
En ese sentido se pronunció Frigerio al ser consultado por la modalidad de trabajo que encararán junto a los gobernadores. "La idea es pasar de una concepción basada en el conflicto, como había en el pasado, a otra vinculada a las posibilidades", indicó.
Y explicó que "la idea es que cada dos o tres meses los gobernadores se reúnan con el Presidente" para intercambiar propuestas y acordar políticas para la región.
Si bien Alicia Kirchner se mostró escéptica, el resto de los gobernadores lució muy conformes. Incluso Mario Das Neves, quien al igual que Verna supo marcar diferencias con el Gobierno nacional a lo largo del primer año de mandato de Macri.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico