La baja en el precio del crudo amenaza el acuerdo entre petroleras y Nación

Las empresas presionarán para redefinir la meta de alineación de los precios internos con los internacionales que se esperaba alcanzar a fin de año, y volverán a pedir apoyo para exportar.

El precio del petróleo Brent en el mercado de Londres cerró ayer por debajo de la barrera de los u$s45 abriendo un escenario que obligaría al Gobierno nacional a replantearse la estrategia lanzada en enero con relación al valor del crudo en el mercado local y al de los combustibles.

A pocos días de haberse iniciado este año, el ministro de Energía, Juan José Aranguren firmó un acuerdo con empresas petroleras para una progresiva alineación del precio local del barril con la cotización internacional del Brent. Según lo pactado entonces, las partes deben volver a reunirse para discutir los términos del acuerdo si por 10 jornadas consecutivas, el precio del Brent, que es el crudo de referencia del mercado argentino, cierra por debajo de u$s45.

La posibilidad de que eso ocurra se da además justo cuando en los primeros días de julio el gobierno debe anunciar un nuevo ajuste en el precio de los combustibles al público, ya sea aumento o rebaja según la fórmula del mismo acuerdo que contempla el valor del Brent y del tipo de cambio en los últimos días de cada mes del trimestre abril-junio, además de la variación en el precio de los biocombustibles.

Los ajustes en el surtidor están previstos para julio y octubre en lo que resta del año. La cotización del dólar que ayer tocó un máximo histórico juega a favor del alza, y el precio internacional del crudo en sentido inverso.

Pero además de ese aspecto, las petroleras van a presionar para modificar los términos del acuerdo, no solo porque así ya está pautado sino porque no van a aceptar que continúe el proceso de alineación con los valores internacionales si estos se ubican claramente por debajo de u$s45 por barril.

Según se publica Ámbito.com, el Gobierno podría volver a admitir un precio del "barril criollo" por encima del valor internacional, aunque si se concreta esa situación no garantizará que se mantenga la actividad. Eso es así porque con la actual cotización y la perspectiva desalentadora sobre una mejora, las empresas seguirán retaceando lo que sea inversión nueva, y continuarán exprimiendo los pozos ya perforados.

En este contexto internacional, se cierran las posibilidades de que se hagan desembolsos para la recuperación secundaria de yacimientos que permite aumentar la producción luego del primer período de vida útil, o para la producción en las áreas de shale de Vaca Muerta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico