La beba agredida por su supuesto padre fue sometida a otra cirugía

La nena de un año y cuatro meses que fue salvajemente golpeada por su presunto padre en Río Mayo y que permaneció varios días en terapia intensiva del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, fue sometida nuevamente a una cirugía de alta complejidad y se recupera en forma favorable. Mientras, se aguardan los resultados del estudio de ADN que se le efectuó al imputado para acreditar su paternidad. El sujeto continúa detenido con prisión preventiva en la alcaidía de Trelew.

A 64 días de la brutal agresión que sufrió la beba de un año y medio que el 14 de febrero ingresó en estado de riesgo vital al Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, la pequeña continúa en proceso de rehabilitación.
La niña fue sometida en las últimas horas a una nueva cirugía de alta complejidad en el centro asistencial donde según informaron las fuentes consultadas, se recupera en forma favorable bajo el cuidado de profesionales de la salud y la compañía de su madre.
Sin embargo, la niña quedará con secuelas de la golpiza que se le imputó a Lucas Cayulef, un joven de 18 años que durante el lunes 13 y el martes 14 de febrero estuvo al cuidado de la beba mientras la madre trabajaba.
Cayulef continúa bajo prisión preventiva en la alcaidía de Trelew hasta que se realice la audiencia preliminar a juicio. Mientras tanto, se aguarda por algunos estudios solicitados por la Defensa Pública y la Fiscalía. Se trata de un psicodiagnóstico y de un estudio psiquiátrico que deben practicarle profesionales de Puerto Madryn.
Incluso, según informaron fuentes judiciales consultadas, todavía no se dieron a conocer los resultados de los estudios de ADN de Cayulef para confirmar si es padre de la niña. La Fiscalía había solicitado ese estudio ya que se comprobarse el vínculo se agravaría la imputación.
Hay que recordar que en la audiencia de formalización de la investigación la fiscal Andrea Vázquez solicitó al juez Roberto Casal que se lo impute a Cayulef como presunto autor de los delitos de lesiones leves agravadas por la relación de pareja (con respecto a las lesiones también sufridas por la madre de la niña) amenazas, lesiones leves y tentativa de homicidio, todo en concurso real.
El detenido recibió el asesoramiento legal del defensor público, Miguel Moyano. También participaron en esa oportunidad la representante de la asesoría de menores e incapaces, Gabriela Francisco y la licenciada en Trabajo Social, Katherine Stiglich.

LE PEGO A LA
MADRE Y A LA HIJA
La primera situación que se investiga ocurrió el lunes 13 de febrero en la casa que compartía la pareja. A las 13, el imputado habría comenzado a insultar a su concubina porque había pinchado una cubierta de la bicicleta. Según el relato de la Fiscalía, de las agresiones verbales pasó de inmediato a la agresión física, pegándole golpes de puño en los brazos, en el rostro y patadas en las piernas. Luego, tomó un destornillador e intentó clavárselo. La lastimó en el costado derecho de la espalda.
También tomó un cuchillo sierra y le provocó lesiones a la mujer en un brazo. La nena, mientras tanto, era protegida por su mamá, que la ponía detrás de ella.
Luego de propinarle un golpe de puño en la nuca a la mujer, Cayulef se calmó y posteriormente le pidió perdón.
La joven presentaba hematomas en brazo derecho, herida punzante en la parrilla costal derecha, heridas cortantes lineales y superficiales en brazo y antebrazos izquierdo, hematoma cara posterior del muslo izquierdo.
Cayulef y su concubina tenían una relación de pareja de alrededor de tres años.
Los investigadores establecieron que durante la tarde de ese lunes, Cayulef quedó al cuidado a la niña de un año y cuatro meses mientras la joven iba a trabajar.
En un momento el imputado habría tomado fuertemente del cuello a la beba, provocándole lesiones y hematomas en los dos laterales del cuello. Al regresar al hogar, la madre advirtió las lesiones, pero no preguntó nada por temor.
Al día siguiente entre las 9 y las 13 del martes, la niña quedó nuevamente al cuidado de Cayulef. Su mamá había salido otra vez a trabajar.
Aprovechando esa situación, el joven habría golpeado a la niña con un elemento contundente, o podría tratarse de patadas o golpes de puño. Según la Fiscalía, la agredió hasta dejarla casi sin vida, inconsciente en la cama.
Al llegar, la madre de la niña observó que la beba no reaccionaba y estaba flácida. La llevó urgente al hospital. Los médicos, que la atendieron, constataron que la nena estaba muy golpeada y con riesgo de vida. Tenía líquido en el abdomen. En ese sentido, la fiscal afirmó que si la madre, no hubiese acudido al hospital, la nena habría muerto en el domicilio.
El informe médico indica que sufrió traumatismo de colon. Por esa razón, los cirujanos del Hospital Regional realizaron una extirpación de parte del intestino grueso. También debieron realizarle una colostomía. Por los golpes recibidos tuvo múltiples hematomas en región periumbilical, y en párpado izquierdo.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico