La Brigada incautó a un sospechoso una pistola que sería de la policía

La Brigada de Investigaciones realizó ayer a la mañana tres allanamientos en busca de evidencias y elementos robados tras un violento asalto a una familia, ocurrido el viernes 28 de julio en el barrio Las Américas. Allí los asaltantes le apuntaron en la cabeza a un adolescente y efectuaron un disparo que por fortuna no hirió a la dueña de casa. La misma noche del robo fueron detenidos dos sospechosos. En la vivienda de un presunto tercer implicado que habría alcanzado a escapar, ayer se secuestró una consola de videojuegos y una pistola 9 milímetros con numeración limada que pertenecería a la Policía del Chubut.

Ayer a la mañana, la Brigada de Investigaciones llevó a cabo tres allanamientos en viviendas de los barrios 30 de Octubre, Abel Amaya y Ceferino Namuncurá, en procura de sumar evidencias en la causa que investiga un violento asalto a una familia, ocurrido durante la noche del viernes 28 de julio en el barrio "Las Américas".
En esa oportunidad, personal policial de la Seccional Quinta detuvo a dos sospechosos, pero dos de los cómplices habrían alcanzado a escapar por lo que la Brigada continuó con las pesquisas y logró identificar a los otros dos presuntos autores.
Según informaron fuentes oficiales, la Brigada solicitó allanamientos a la Fiscalía que fueron autorizados por el juez Martín Cosmaro. Se realizaron en una vivienda de calle Ostoich al 1.200, propiedad de Nicolás Nemías Rúa, de 19 años, en donde se incautó una pistola 9 milímetros con numeración limada marca "Hi Power" que podría ser propiedad de la Policía del Chubut. También se hallaron municiones en ese domicilio.
El sospechoso es hijo de Daniel "Cacha" Rúa a quien también se le allanó el departamento "B" del edificio 3 del Sector 1 de las 1008 viviendas en donde se encontraron municiones de calibre 22. También los investigadores allanaron una vivienda de la calle Florencio Sánchez al 2.600, donde reside Alfredo Sesto en busca de evidencias, indicaron fuentes oficiales.

LA CAUSA
En la causa hay dos procesados, Cristian Emanuel Gallardo (21) y José Daniel Nopay (27), detenidos cerca de la medianoche de ese 28 de julio en las 1008 Viviendas.
El fiscal general Adrián Cabral detalló en la audiencia de control de detención que los autores de ese robo vulneraron el portón del patio, rompieron una puerta y accedieron en forma violenta al inmueble donde se encontraban la propietaria y sus hijos de 14 y 15 años.
Según los testimonios recolectados por la policía, uno de ellos –que sería Gallardo- tenía en su poder una pistola que sería 9 milímetros y le propinó un culatazo en la cabeza a la mujer. Luego, los autores condujeron a las víctimas a una de las tres habitaciones de la vivienda.
Según el relato fiscal, su cómplice se encargó de revisar cada rincón en busca de objetos de valor. Mientras, un tercer participante que ofició de campana y permaneció afuera del domicilio. Los individuos se apoderaron de un televisor LED de 32 pulgadas, una notebook y una consola de videojuegos Xbox.
Uno de los autores del robo le apuntó en la cabeza a un adolescente de 15 años para que les abriera el portón y pudieran escapar. Ante esa situación intercedió su madre por temor a que le hicieran algo y el ladrón que portaba el arma le disparó. La mujer se alcanzó a agachar y esquivar la bala, precisó Cabral. Y el proyectil impactó contra la pared de la casa.
Los delincuentes finalmente huyeron con los objetos electrónicos junto a otros dos jóvenes que les esperaban. Según las actuaciones policiales, los individuos al ver la presencia de uniformados subieron a un Volkswagen Gol rojo que a los pocos metros fue interceptado por efectivos de la Seccional Quinta. Allí fueron detenidos los dos sospechosos, pero el conductor logró escapar.
Al declarar tras su detención Gallardo negó que junto a Nopay hubiesen participado del asalto. Sí reconoció que habían ido al barrio 30 de Octubre a comprar droga. "Fuimos a comprar cocaína en el sector 7, después salimos por el sector 5, el patrullero nos cruza el auto y chocamos contra la Toyota Hilux". Describió que el auto era conducido por un amigo apodado "Tuerto" e iba acompañado por Nopay. Dijo que recién en la comisaría, durante la requisa los uniformados, les encontraron la "bolsa" de droga. Mientras, Nopay señaló que él tenía la "bolsita" y les dijo a la policía: "por esto fui a las 1008".
Cabral admitió "falencias en la actuación del personal policial". El juez Cosmaro notó "una serie de irregularidades y desprolijidades en el accionar policial" y consideró "inexplicable" el no secuestro del auto en que se movilizaban los sospechosos. De todas formas, dio por formalizada la investigación preparatoria a juicio y les dictó el arresto domiciliario a Nopay y Gallardo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico