La caída histórica del crudo prende una luz amarilla: ganadores y perdedores

Tras tocar los U$S105 el barril en junio de 2014 ahora el WTI se ubicó en los U$S33,16 el viernes último.

La caída del precio del petróleo crudo desde mediados de 2014 es protagonista del derrumbe generalizado del precio de los commodities al ser uno de los principales insumos productivos a nivel mundial. En 33 dólares el barril de WTI, prácticamente una tercera parte de su valor en un periodo de un año y medio, esta caída se manifiesta como un episodio más de la compleja situación económica internacional.
Según consignó Tiempo Argentino, el aumento de los stocks de crudo petrolero refleja la sobreproducción de un sector que por un lado se enfrenta a una débil demanda por el ciclo de estancamiento en que se encuentra la economía global, y a un escenario de fuerte competencia entre sus oferentes, específicamente entre la OPEP por un lado y los EE.UU. y países de la ex Unión Soviética por el otro. De aquí que los recortes de producción que otrora fueron mecanismos de contención a la baja de precio, hoy no logran confluir en la intención definitiva de la OPEP a fines de mantener su participación en el mercado mundial.

SOBREPRODUCCION

Según Daniel Perrotta, consultor de Decisio, señala "todo indica que en los próximos meses continuará el deterioro de los precios del petróleo, con su correspondiente impacto en los mercados globales. Las causas son diversas, entre ellas, el exceso de oferta que deviene de la decisión de la OPEP de mantener sus niveles de producción, la desaceleración de la demanda, por la devaluación del yen, entre otras y el anunciado regreso de Irán al mercado".
Perrotta explicó a Tiempo que "para entender la magnitud de esta situación cabe recordar, que el precio del barril en los comienzos del año 2014, alcanzaba los 110 dólares, llegando en estos días a menos de U$S35.
Esto por supuesto ha impactado notablemente en la industria, circunstancia que se hace visible en los resultados de las empresas, en los niveles de las inversiones, en las pérdidas de empleos y en el desplome del precio de las acciones de esas compañías".
Por su parte Dante Sica, director de ABECEB y ex secretario de Industria, remarcó "2015 fue un año de fuerte caída en el precio del petróleo, tanto por factores de oferta como de demanda. Tras tocar los U$S105 el barril en junio de 2014, el WTI se desplomó a U$S33,16 el viernes último.
Por el lado de la oferta, el aumento de la producción convencional de crudo de la OPEP orientada a deprimir precios y sacar del mercado a productores ineficientes se combinó con la mayor disponibilidad proveniente de fuentes no convencionales de Estados Unidos".
La cuestión es que en el marco de este escenario de caída de precios, Arabia Saudita convenció ya un año atrás al resto de los miembros de la OPEP a defender su cuota de mercado antes que el precio, frente al progresivo aumento de la capacidad productiva de los países por fuera de esta organización. Como resultado de esta estrategia, lograron recuperar desde abril de 2015 su participación en el mercado global mediante el desplazamiento de los menos productivos.

ARGENTINA SUBE NAFTAS

De acuerdo al economista Julio Gambina, la baja del precio del crudo "no sólo afecta a los países productores, sino que respecto de los consumidores, eso no implica reducción de precios. De este modo, las subas y bajas impactan en la cotidianeidad, sea por inflación o deflación. Lo que no se discute es la dependencia de los combustibles fósiles y la necesidad de cambiar la matriz energética del mundo, pero eso supondría discutir el modelo productivo y de desarrollo que el orden capitalista difunde al sistema mundial, afectando el metabolismo de la relación entre la sociedad y la naturaleza".
Para Daniel Perrotta, "la Argentina es el único país donde la nafta aumenta a pesar de la caída del precio del petróleo, producto de la decisión de sostener el precio del barril en valores cercanos a los U$S75 como incentivo a la producción. Los combustibles en la Argentina se encarecieron más del 130% mientras que el barril de petróleo cayó más del 60 por ciento. Tampoco debe soslayarse el impacto que sobre el déficit comercial genera la importación de energía".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico