La Cámara de Comercio acusa a la Saladita de promover el trabajo informal e infantil

La Cámara de Comercio de Comodoro Rivadavia cuestionó ayer, mediante comunicado oficial, que "La Saladita fomenta el trabajo informal e infantil" y reclamó que las autoridades pongan freno a este espacio de ventas que, no solamente consideraron como competencia desleal sino también como un lugar donde se fomentan aspectos nocivos de la sociedad.
Tomando como punto de partida la investigación judicial por un presunto caso de retención indebida de una nena de 12 años, a la que se la obligaba a trabajar en un comercio de La Saladita, la entidad mercantil de Comodoro Rivadavia expresó su preocupación por "el aumento de la venta ilegal en nuestra ciudad y las consecuencias que acarrea".
"Como es de público conocimiento existen espacios en la ciudad de Comodoro Rivadavia en donde se venden productos de dudosa procedencia y que no tributan al municipio local. El precio de estos productos es menor en comparación de quienes mantienen un local a la vista, pero este precio no sólo oculta la evasión fiscal que luego se le aplica todos los ciudadanos porque utilizan servicios y espacios público de forma ilegal, sino que también ocultan situaciones de trabajo informal que llegan a veces a la explotación infantil", sostiene la Cámara.
Desde la entidad que preside Alexis Tögel se remarca: "el caso no es menor, y demuestra que detrás de esos productos "más baratos" existen redes y mafias organizadas que no brindan a sus empleados condiciones digas de trabajo, obligan a niños a trabajar bajo las mismas condiciones, evaden impuestos y hasta también se puede dudar de la procedencia de la mercadería que puede ser resultado de actos vandálicos a particulares o grandes cadenas y piratería del asfalto".
En el mismo tono, en el texto se advierte: "la realidad es que lejos de beneficiar a la comunidad con sus 'bajos precios' estas organizaciones la dañan a nivel cultural y social, operando en la ilegalidad y con condiciones indignas. Desde la Institución no se solicita que se deje de vender, sino que entre todos podamos buscar la solución legal y apropiada para esta situación que tanto preocupa. La solución no será definitiva en tanto la sociedad no tome conciencia de la magnitud y la afectación de comprar en estos espacios ilegales de nuestra ciudad".
El presidente de la Cámara recuerda: "por todos estos motivos venimos reclamando desde hace mucho tiempo para que se tomen cartas en el asunto y erradicar este tipo de actividad comercial ilícita. De todas formas es imperativo tomar conciencia desde todos los estamentos sociales para evitar esta situación".

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico