La Cámara Federal rechazó reabrir la investigación por la denuncia de Nisman

La denuncia que hizo Nisman cuatro días antes de su muerte, en la que acusaba a la ex presidente, a Timerman y a otras personas, fue cerrada hace más de un año y medio por decisión del juez Daniel Rafecas.

La Sala I de la Cámara Federal rechazó ayer los recursos de apelación del Ministerio Público Fiscal y de la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas) contra la resolución del juez federal Daniel Rafecas, quien había desestimado la reapertura de la investigación por la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner y otros funcionarios de su gobierno.
La DAIA había presentado un escrito en el que solicitó la reapertura de la causa en base a una grabación telefónica. Es una conversación que mantuvo el ex canciller Héctor Timerman con el ex titular de la AMIA Guillermo Borger, en la que el ex canciller dijo que Irán había sido el autor del atentado a la mutual.
La DAIA consideraba que este nuevo elemento era determinante para reabrir la denuncia que el ex fiscal le había realizado contra la ex presidente y solicitó que se revocara la resolución de Rafecas, se reactivara la causa y se la considerara como querellante.
El pedido se sumó al que días antes había realizado el fiscal de la Cámara Federal Germán Moldes. El mismo que, según se supo ayer, nada hizo para evitar que se sobreseyera al actual titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, en la causa que se le siguió durante más de una década por la estafa del Megacanje efectuado durante el gobierno de Fernando De la Rúa.
Fuentes cercanas a Tribunales estimaron que la decisión de la Cámara Federal será apelada y que deberá decidir Cámara de Casación Penal.
Además, en el mismo fallo, los jueces Jorge Ballestero y Eduardo Freiler rechazaron el pedido de la DAIA para ser parte querellante en el caso.
El Ministerio Público Fiscal y la entidad judía buscan reabrir la denuncia que el fallecido fiscal presentó cuatro días antes de aparecer muerto en su departamento de las torres Le Parc en Puerto Madero, en enero de 2015.
Los camaristas Freiler y Ballestero emitieron un fallo de 32 páginas en el que sostuvieron que no había surgido elementos nuevos que permitieran reabrir la denuncia que ya había desestimada por "inexistencia de delito", fallo que había sido confirmado por la Cámara el año pasado.
En su voto, el juez Freiler remarcó la "inexistencia de `elementos novedosos´ idóneos para alterar el temperamento desestimatorio oportunamente adoptado" para la denuncia en la que Nisman acusó a la ex presidente de pergeñar una maniobra para garantizar la impunidad de los ciudadanos iraníes acusados de idear el atentado contra la AMIA ocurrido en 1994.
Al referirse a la inconstitucionalidad del pacto celebrado entre Argentina e Irán, Ballestero sostuvo que no modifica el escenario porque ya lo había contemplado en su primera intervención y que la confirmación no hace más que solidificar aquel voto.
"El Memorándum de Entendimiento pudo ser un fracaso para la diplomacia argentina, un error para los anales legislativos, una desilusión para quienes creyeron ver en su texto el avance de la investigación por el atentado, pero de allí a ver forjado en él un maquiavélico plan por encubrir a los responsables de las cientos de víctimas de la voladura de la AMIA existe un abismo", sostuvo Ballestero, haciendo referencia a su fallo anterior.

LA DENUNCIA DE NISMAN
La denuncia que hizo Nisman cuatro días antes de su muerte, en la que acusaba a la ex presidente, a Timerman y otras personas de encubrimiento, fue cerrada hace más de un año y medio por decisión del juez Daniel Rafecas, confirmada por la Sala I de la Cámara Federal y de la Sala I de la Cámara de Casación Penal. Nisman había buscado hacer foco en la idea de que el Memorándum de Entendimiento con Irán, firmado el 27 de enero de 2013, era parte de una estrategia para desvincular a los iraníes que tenían pedido de captura y no, como decía el pacto, una vía que permitiría que fueran indagados. Lo cierto es que el acuerdo nunca entró en vigencia, el congreso iraní no lo confirmó, ni funcionó por ende su Comisión por la Verdad que supervisaría todo. Tampoco cayeron las alertas rojas para lograr la captura de los iraníes, ni antes ni durante ni después de la firma del acuerdo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico