La campaña del ascenso

La historia se comenzó a gestar sobre mediados de 2015, cuando la dirigencia contrató una vez más a Luis "Pity" Murúa como DT, y tuvo su corolario ayer cuando desde el punto penal (una vez más y en instancias de definición), Newbery consiguió el ascenso al Torneo Federal B, donde participará por mérito propio en la cancha.
Con siete refuerzos el plantel se preparó para el debut contra el CAFA, que por primera vez salía del ámbito local.
Y el inicio no fue el esperado, porque un 2-0 dejó más dudas que certezas en el "aeronauta". Ello se acentuó con dos empates consecutivos (JJ Moreno de Puerto Madryn y Huracán de Trelew). Y con ello la continuidad del DT fue un tema recurrente.
Al inicio de la segunda ronda, un empate sin goles con Ameghino no posicionaba al "Lobo" como candidato.
Pero fue ante JJ Moreno (2-1) que encontró la victoria. Y sumó más contundencia ante Huracán con un 4-1.
En los cruces, fue un bajo Deportivo Las Heras donde Newbery se lució con un 7 a 0, para cerrar la llave con una derrota por 1 a 0.
En octavos de final, el CAFA y el estadio municipal de Km 3 fue el momento clave para Newbery. Y en ese partido Martín Tula (con 1,70 metro de altura) comenzó a hacerse gigante (a pesar de su problema de salud) para dejar afuera al cuadro de Km 3.
El fin del mundo tuvo que visitar el "aeronauta" para perder 2-0 ante Camioneros de Río Grande. Pero en la vuelta, el cuadro de 9 de Julio aseguró el mismo marcador y Tula reapareció en los doce pasos. Mientras Rodrigo Cárcamo vivía su propio Vía Crucis al errar en tiempo regular un penal y acertar en la serie.
Del fin del mundo, el "lobo" hizo las valijas a La Pampa donde cerró un 1-1 ante All Boys. En casa se repitió el marcador, y una vez más Martín Tula fue clave a la hora de definir los penales. Y Cárcamo no se achicó para dar tranquilidad.
Círculo Deportivo Nicanor Otamendí fue el rival para la última instancia, y el "lobo" fue hasta provincia de Buenos Aires, donde se trajo un 1-0 que más que sabor a derrota invitaba a la ilusión.
Ayer, en una cancha a pleno de un club que nunca perdió su origen, Newbery ganó 2 a 1 y forzó la definición a penales. Y la historia se volvió a repetir para felicidad de todos los que acompañaron con su aliento al "lobo".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico