La capacidad de transporte eléctrico como limitante

Jorge Ayestarán es coordinador del proyecto Hychico, el brazo de energías renovables de Capsa, que desde 2011 tiene en desarrollo un parque eólico en Diadema, a punto de ser ampliado, además de registrar grandes avances en la investigación de la tecnología del hidrógeno.


Como operador justamente de un parque eólico, Ayestarán, que integraba el auditorio de ayer subrayó la potencialidad del área patagónica, especialmente de Comodoro Rivadavia donde indicó que las estimaciones hablan de capacidad de generación de 2.000 GW de energía eólica. "En ese esquema, hay una cuestión que nos tiene que preocupar a todos, los que ya estamos y los que van a ingresar, que es la capacidad de transporte", dimensionó.
"No podemos ingresar a ese sueño sino mejoramos e incrementamos la capacidad de transmisión, tanto a nivel de 132 kv como de 500, porque la posibilidad de exportar la energía renovable eólica, está limitada en gran medida por la capacidad de exportación de la línea de 500 y del sistema de 132", planteó para dejar al descubierto que a futuro habrá limitaciones para la actividad sino se incrementa la capacidad de transporte mencionado.
"Esto implica nuevas líneas, Estaciones Transformadoras, y una solución importante que sería la conexión en Pampa del Castillo de la línea de 500 al sistema de 132", explicó.
En diálogo con El Patagónico, Ayestarán subrayó que para que exista un desarrollo real de parques eólicos en esta ciudad y la región hay que aumentar la capacidad de transporte, "Sino es totalmente limitada la cantidad de parques eólicos que podemos poner. La demanda de energía está en el resto del país y para llevarla necesitamos redes", reiteró.

HIDROGENO Y METANO
Hychico opera desde 2001 un parque eólico en Diadema, concretamente en el yacimiento de CAPSA. Ese parque será ampliado este año, pero además la compañía es precursora en la tecnología del hidrógeno, fundamental tanto para el transporte como para el almacenamiento de la energía eólica, recurso que en la zona se investiga desde 2008 de la mano de esta compañía.
De muy bajo perfil tanto con sus actividades como con sus resultados, Ayestarán resaltó: "es tanta la capacidad de generación de energía eléctrica eólica que tenemos, que así pongamos muchas líneas no vamos a poder sacarla. Una forma de poder hacerlo es transformándola en hidrógeno y en esa línea estamos. Una vez producido, al hidrógeno hay que almacenarlo hasta poder transportarlo. Nosotros estamos investigando el almacenamiento subterráneo, y otra línea de investigación que tenemos es la provisión de metano con hidrógeno, a través de bacterias que están en el subsuelo, para poder inyectarlo a los gasoductos", graficó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico