La cara oscura del cerro Tronador

La región andina de Río Negro guarda en una de sus laderas un glaciar de hielo negro que deriva en el río Manso, que desde hace unos años es un atractivo turístico. Todo el camino hacia el mismo brinda hermosos paisajes terrestres y lacustres patagónicos.

La ciudad de San Carlos de Bariloche guarda rincones increíbles y es punto turístico en cualquier estación. Un paseo por el Centro Cívico, recorrer el Circuito Chico, contemplar las vistas que provee el Cerro Otto, navegar a Puerto Blest, probar sus chocolaterías, caminar por el parque municipal Llao Llao, son algunos de los más clásicos recorridos que hacen los turistas que llegan a allí.
Los más aventureros encuentran un lugar muy particular que, aseguran, vale la pena visitar: Glaciar Rio Manso o "Ventisquero Negro". El mismo se encuentra al pie del Cerro Tronador, a unos 90 kilómetros aproximadamente de las afueras de la ciudad.
El Ventisquero Negro, es una de las 10 lenguas que bajan del volcán que truena en invierno por los desprendimientos de toneladas de nieve acumulada, tiene como vecina a la Cascada de los Alerces, con caídas de más de 100 metros de altura, todo dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi.
Un ventisquero es una zona en la montaña donde golpea el viento con mucha fuerza por lo que arrastra mucha nieve y forma de esa manera, por acumulación, los glaciares que bajan hacia los valles.
El lugar, se encuentra rodeado de bosques nativos con lengas y coihues. Hay caminos con horarios definidos para ascender y descender, una oficina de guardaparques, dos campings y una hostería donde se pueden alojar los visitantes, y desde allí realizar múltiples actividades, entre las que sobresalen, lógicamente, las caminatas.
La particularidad de este ventisquero radica en su color negro, distinto a los glaciares que comúnmente se conocen de color blanco puro. Este fenómeno se da por la arena, las piedras y otros detritos líticos que quedan comprimidos entre las capas de nieve que luego conforman el glaciar, e impiden el reflejo de la luz que a otros les da el color blanco con vetas azules.
El negro del glaciar se lava en los días de lluvia o tormenta, pero muy rápido recobra su color, por la arena que vuela, pero no es fácil verlo lavado ya que hay que tras las precipitaciones el camino es difícil de transitar.
La temporada ideal para recorrer este lugar es de diciembre a abril. Sobre estas fechas, por día se registran aproximadamente 1.400 turistas en la región, en tanto que los camping tienen una capacidad de 100 a 120 visitantes diarios.
Cerca del Ventisquero Negro se encuentra otra lengua glaciar del Tronador, llamado Castaño Overo, nombre que no obedece a su color sino a los animales que pastaban en la zona, entre los que se destacaba un toro de ese pelaje.
¿COMO SE LLEGA?
Si se sale de Bariloche hacia el ventisquero por la Ruta 258, aparece a la derecha el Lago Gutiérrez en un paisaje dominando por el famoso Cerro Catedral.
Después se llega al Lago Mascardi y tras un desvío se transita por una ruta de ripio que pasa por el puesto de guardaparques donde se paga la entrada al Parque Nacional Nahuel Huapi.
De allí en adelante la ruta debe ser utilizada en un solo sentido: desde la mañana y hasta poco después del mediodía hacía el Cerro Tronador, y luego a la inversa por ser tan angosta y escarpada pese a lo cual, se la disfruta porque todo lo que tiene de agreste y difícil se compensa por los atractivos paisajes que se ven desde la ruta, rodeada de bosques nativos.
Luego de cruzar un puente de madera sobre el Río Manso Medio, que impresiona por su color y transparencia, en un marco de una abundante vegetación y las montañas, se llega a la base del Tronador.
Más adelante y en el valle aparece el Río Manso Superior, de un color diferente al Medio: un verde amarronado, producto de los minerales que arrastra desde su nacimiento en el glaciar que también lleva su nombre, y que a su vez forma el Ventisquero Negro, el principal objetivo a avistar.
La zona de Pampa Linda es el último lugar desde el que se puede apreciar completo el Cerro Tronador, un volcán inactivo, con sus tres picos: el Internacional de 3.478 metros sobre el nivel del mar; el Argentino, de 3.410 y el Chileno, de 3.430.
En la base del monte Tronador, en Pampa Linda, hay un camping al que se accede con vehículo particular o en el colectivo de línea que sale desde la cabaña de informes del Club Andino Bariloche todos los días en verano, y que ofrece una opción económica para disfrutar de este paseo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico