La casa que fue usurpada el domingo sufrió ayer un atentado incendiario

Durante la madrugada de ayer la familia Pulgar sufrió un incendio intencional en el frente de su vivienda. Ocurrió después que el sábado la casa fuera baleada y que el domingo resultara usurpada. Hay tres jóvenes que tras ser desalojados de la casa que habían tomado fueron notificados de la prohibición de acercamiento que dispuso la Justicia. Existen vecinos amenazados de muerte por grupos de violentos que residen en el sector. Quieren que el Instituto Provincial de la Vivienda deje sin efecto la adjudicación de casas a esas personas violentas.

A las 4 de ayer la vivienda ubicada en la calle Código 1975 al 2.100 de barrio Ciudadela, en un plan habitacional del IPV, fue incendiada en su frente. Autores hasta el momento sin identificar por la policía acercaron dos colchones a la puerta principal de la vivienda y las ventanas y los prendieron fuego. Las llamas hicieron estallar los vidrios, pero el fuego no ingresó al interior del inmueble. En la extinción del siniestro trabajaron Bomberos de Kilómetro 8 y la policía de la Comisaría Mosconi.
El comisario Miguel Bustamante, jefe de la Seccional Mosconi, informó a El Patagónico que ya han sido notificados tres jóvenes de la prohibición de acercamiento que solicitó el Ministerio Público Fiscal a la Justicia. Se trata de los tres sospechosos de haber incendiado la vivienda el sábado y de haberla usurpado el domingo.
Hay que recordar que la familia Pulgar fue primero amenazada y tiroteada el sábado a la noche. Y mientras intentaron resguardase en la casa de unos familiares, le usurparon la casa barreteándoles la puerta.
El domingo a la tarde cuando retornaron se encontraron con una pareja intrusa en la vivienda. La Policía de Mosconi detuvo así a Gabriel Guichapani (43) y Mariana Salvo (40) por violación de domicilio y se les restituyó la casa a los damnificados.
Luego del incendio de ayer a la madrugada, con el correr de las horas los vecinos se fueron enterando de la situación y por la tarde pidieron una reunión con el responsable del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), Daniel Carrizo, y con una comisión de la Policía del Chubut que fue enviada especialmente de Rawson por el jefe Juan Luis Ale.
Desde la Comisaría Mosconi y la Unidad Regional dispusieron una recorrida policial en procura de evitar nuevos ataques a los vecinos.
Los habitantes del sector están con miedo, ya que una mujer que buscaba juntar firmas para sacar al grupo de violentos del barrio –jóvenes con antecedentes que están perfectamente identificados por la policía- fue amenazada.
"Este problema lo generó el IPV. Acá Ciudadela era tranquilo, trajeron estos delincuentes desde la zona sur", sostuvo una vecina alarmada por lo que puede ser el inicio de una escalada de violencia. Por temor pidió resguardar su identidad
Los habitantes de esa zona quieren que el Instituto Provincial de la Vivienda tome cartas en el asunto ya que dicen hay casas usurpadas y viviendas alquiladas, siendo que las casas que otorga el IPV no pueden ser alquiladas por su carácter de viviendas sociales.
Los vecinos tienen en claro que no quieren que el nuevo sector del barrio de Ciudadela ubicado camino a Diadema Argentina a la vera de la ruta 39, se convierta en algo parecido a las 1.008 Viviendas, en donde la delincuencia atemoriza a los residentes para que se vayan del barrio y luego usurpan las casas.
"Si las autoridades no hacen nada, vamos a presentar un recurso de amparo" adelantó a El Patagónico una de las habitantes que además reclamó mayor iluminación en la zona porque los niños que caminan rumbo a la escuela son víctimas de robos en medio del descampado antes de llegar al depósito de un supermercado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico