La causa por el crimen de Expósito fue elevada a juicio para los tres acusados

La causa por el homicidio del español Domingo Expósito Moreno fue elevada a juicio oral y público ayer, luego de que se retomara el cuarto intermedio que dictó la juez Raquel Tassello. La magistrada rechazó los planteos de los defensores, tanto sobre los cambios de calificación como el sobreseimiento de uno de los imputados. Las calificaciones jurídicas con las que se llegará a juicio son la que propusieron los acusadores.

Luego del cuarto intermedio dictado el lunes por la juez natural de la causa, Raquel Tassello, se retomó ayer a las 9:20 la audiencia preliminar contra Nadia Kesen (31), Sergio Solís (32) y Miguel González (27), quienes fueron acusados por el homicidio de Domingo Expósito Moreno (31) en el caso de los dos primeros y como encubridor en el caso de González.
En ese acto el Ministerio Público Fiscal fue representado por el fiscal general Adrián Cabral y la funcionaria Patricia Rivas; la querellante Carolina Gayá -última pareja de Expósito- fue representada por su abogado Sergio Romero, mientras que Nadia Kesen y Miguel Angel González fueron asistidos por el abogado particular, Guillermo Iglesias. Sergio Solís, en tanto, fue asistido por los defensores públicos Lucía Pettinari y Esteban Mantecón. También se hizo presente una profesional del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito.
En un primer momento la juez dio una breve explicación sobre el contenido de la audiencia preliminar y también se expidió sobre los planteos efectuados el lunes por los defensores. La defensa de Solís había cuestionado la calificación jurídica escogida para su pupilo "homicidio doblemente agravado, por el uso de arma de fuego y por haber sido cometido con alevosía". Objetó que no se daban los elementos objetivos y subjetivos del tipo.
Además, la magistrada solicitó al fiscal que ordene los hechos que son materia de acusación y que indique en la descripción el agravante de alevosía.

HOMICIDIO PLANIFICADO
Tal como lo solicitó la juez el día anterior, el fiscal precisó lo ocurrido y señaló que el homicidio se produjo a las 22 del 25 de junio de 2014 cuando Expósito Moreno arribó a su domicilio de calle Santa Cruz al 500 junto a su pareja Carolina Gayá. Del otro lado de la calle lo esperaba un Volkswagen Gol en el que se encontraba Solís con el motor encendido y las luces apagadas.
Según su acusación, Solís se bajó del lugar del acompañante con un arma de fuego Magnum calibre 44 mm, le apuntó a Expósito y le efectuó al menos cinco disparos que impactaron en distintas partes de su cuerpo y que le ocasionaron la muerte en el lugar.
El acusador público agregó que la causa de su fallecimiento fue un paro cardiorrespiratorio traumático como consecuencia de ingreso de proyectil por la espalda.
A todo esto, señaló que Solís fue hasta la casa de González y le contó: "me mandé una cagada, si no me creés andá al gimnasio Gatti", tras lo cual González ayudó a Solís a ocultar el vehículo utilizado en el crimen.
Con respecto de Nadia Kesen, el fiscal afirmó que planeó junto a su pareja Sergio Solís el homicidio de Expósito Moreno. La idea del plan delictivo fue para evitar que se ejecutara una orden del Juzgado de Familia para que se trasladara a España a la niña, hija de Expósito y Kesen, en disputa en ese país.
El caso fue calificado para Kesen como "homicidio agravado por haber sido cometido con una persona que fue pareja", en calidad de autora intelectual; para Solís "homicidio doblemente agravado, por el uso de arma de fuego y por haber sido cometido con alevosía"; en tanto que para González es de encubrimiento de homicidio agravado.
En cuanto al agravante de la alevosía el fiscal sostuvo que Solís aguardaba en el auto enfrente del domicilio de la víctima, conociendo sus movimientos, con las luces apagadas y el motor encendido. También la utilización de una capucha y las circunstancias de la nocturnidad en que se produce el homicidio sumaron a los argumentos del acusador.
En contraposición, la defensora sostuvo: "debía readecuarse la calificación legal ya que la plataforma fáctica no da cuenta de los elementos objetivos y subjetivos que requiere la figura".
La juez resolvió hacer lugar al agravante solicitado por el fiscal ya que analizado el caso minuciosamente se encuentran descriptos los elementos para considerar la alevosía. "Lo que opine un juez en la audiencia preliminar no es vinculante para el tribunal de juicio", sostuvo.
Tras definir esas cuestiones, las partes hicieron el ofrecimiento de la prueba documental y testimonial que será ventilada en el juicio oral y público.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico