La CGT dice que "el bono es imperativo para todos"

Por su parte, el titular de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Hugo "Cachorro" Godoy, confirmó una medida de fuerza para el mes que viene ante la "falta de respuestas" de la gestión de Mauricio Macri.

Héctor Daer, uno de los integrantes del triunvirato que conduce la CGT, consideró "imperativo" el pago del bono de fin de año, con piso de $2.000, para los trabajadores al salir al cruce del rechazo de varios sectores empresarios que manifestaron que no puede hacerle frente.
"Cómo se articula el bono queda a criterio de las organizaciones, es para todos los trabajadores. A partir de ahí, si hay organizaciones que tienen dificultades tendrá que ver cómo articula la forma de pago, pero esto es imperativo para todos", disparó Daer por radio Mitre.
Varios sectores empresarios, como comercio, parte de la industria, y pymes, aseguran que no pueden pagar el bono, mientras que otras evalúan alternativas como abonarlo en cuotas.
Daer defendió el alcance del bono de fin de año acordado esta semana durante el encuentro con representantes empresarios y el Gobierno, porque volcará al consumo $20.000 millones que contribuirán a "poner en marcha la economía", y subrayó que el otorgamiento de la compensación "es imperativo para todos".
El sindicalista sostuvo que "el alcance del bono algunos lo quieren desfigurar. Nosotros generamos un derecho reconocido por los sectores empresariales más importantes del país y el Gobierno. Generamos una suma de dinero en términos universales de $ 2.000 para que se articule a través de las negociaciones paritarias".
Al respecto, destacó que "la CGT no puede subrogarse la capacidad y la facultad que tiene cada uno de los sindicatos en negociar sus paritarias. Lo que hay que hacer es poner sobre la mesa este acuerdo, ver cómo se articula".
En ese sentido, planteó que "aquellas organizaciones que ven que su actividad generó mucha más ganancia durante este tiempo, pueden ir por una suma por arriba de estos $2.000".
Daer ejemplificó citando el caso de la paritaria de Comercio, donde el sector empresario "venía ofreciendo 14%" y los gremialistas "transformaron esos $2.000 en un 5% más que imponen en el básico del convenio colectivo, porque ellos están ahora discutiendo la paritaria del segundo semestre".
"La readecuación de cómo se articulan los $2.000 queda a criterio de las organizaciones porque este bono es para todos los trabajadores. A partir de ahí que haya quien pueda tener dificultades o no, tendrá que ver cómo articula la forma de pago, pero esto es imperativo para todos".
Tras señalar la necesidad de que todos los sectores asuman "mucha responsabilidad sobre el momento crítico que estamos viviendo", Daer defendió el bono acordado porque "es en beneficio de todos y vuelca al consumo unos 20.000 millones de pesos, lo que también va a ayudar a poner en marcha la economía y favorecer el empleo".
Ante la consulta sobre quienes afirman que no pueden afrontar el pago del bono, como por ejemplo la provincia de Buenos Aires, indicó que "en el territorio bonaerense están discutiendo el segundo tramo de la paritaria y hay que dejar que con responsabilidad todos lo vayan discutiendo".
"Hay ocho provincias que lo han acordado, casi la totalidad de los organismos descentralizados del estado", acotó.
Tras puntualizar que "lo que no se puede hacer es plantear que esto no es obligatorio", opinó que "lo de las Pymes es una generalidad, porque un almacenero no va a tener problemas en darle 2.000 pesos a la persona que trabaja en el almacén".

ES OBLIGATORIO
El secretario de Interior de la CGT, el metalúrgico Francisco "Barba" Gutiérrez, advirtió que el pago del bono extraordinario de fin de año con un piso de 2 mil pesos pesos acordado por el Gobierno, los empresarios y la central obrera "se debe pagar en todas las actividades" y aseguró que, si no se cumple con este requisito, el "paro general no está esfumado para nada".
"Cada organización sindical lo podrá incorporar a su negociación sectorial de la manera más conveniente y como un piso", dijo el dirigente y exintendente de Quilmes, a la vez que ratificó que la presencia de la dirigencia de la CGT en la mesa del Diálogo para la Producción y el Trabajo "para defender los intereses de los trabajadores y sus familias" y agregó que el bono "es obligatorio".
"Si no nos ponemos de acuerdo en esto, nos tenemos que levantar e irnos, y además tenemos el paro convocado y no tenemos más que discutir", advirtió en declaraciones formuladas a radio El Mundo, donde comentó además que el encuentro del miércoles "fue una reunión tensa, dura con ellos (los empresarios) en especial cuando se discutió el otorgamiento del bono".
Además, adelantó que para el próximo encuentro -previsto para el 15 de noviembre- la mesa de diálogo ingresará en "otra etapa" para abordar "las suspensiones y despidos de trabajadores en todo el país". "Solucionamos una parte, pero nos quedan las otras", concluyó.

ATE CONVOCA A UN PARO
El titular de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Hugo "Cachorro" Godoy, confirmó la medida de fuerza para el mes que viene ante la "falta de respuestas" de la gestión de Mauricio Macri a las demandas del sector y en rechazo del bono de fin de año.
El paro nacional será en "la primera quincena de noviembre" y, "mientras tanto, esperamos que el Gobierno cambie su actitud y nos convoque", señaló durante una entrevista por Vorterix, en la que cuestionó la reunión que mantuvieron el miércoles en Casa de Gobierno la cúpula de la CGT, empresarios y funcionarios, en la que se acordó la posibilidad de otorgar un bono de fin de año en el ámbito privado, sujeto a discusiones posteriores en cada sector productivo.
"Ninguno de los que estaban en la mesa donde se acordó el bono para los trabajadores del sector privado nos representaba", advirtió Godoy, y remarcó: "El Gobierno lo que quiere con este bono es cerrar la discusión de la pérdida salarial que hemos tenido este año, y que el año próximo se discuta inflación futura, es decir, que aceptemos resignadamente la pérdida que hemos tenido los trabajadores. Ni una ni otra cosa vamos a aceptar".
Además criticó a UPCN, el gremio de estatales que forma parte de la CGT, al asegurar que avala todo lo que hace el Gobierno, como los despidos y la política salarial".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico