La CGT ratificó marcha para después de las PASO y volvió a criticar al Gobierno

En la reunión, que no contó con la participación de las organizaciones gremiales que integran el Movimiento de Acción Sindical Argentino, también se decidió convocar a un Comité Central Confederal, aunque todavía no se decidió la fecha.

El plenario de secretarios generales de la CGT ratificó la movilización prevista para el 22 de agosto próximo, once días después de las primarias nacionales. En la reunión organizada por el triunvirato cegetista en el microestadio de Ferrocarril Oeste, los gremialistas emitieron un duro comunicado contra el Gobierno por los proyectos de reforma laboral y las intervenciones a sindicatos.
En la reunión, que no contó con la participación de las organizaciones gremiales que integran el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), también se decidió convocar a un Comité Central Confederal, aunque todavía no se decidió la fecha.
La central obrera emitió un comunicado alertando que "no vamos a tolerar" la reforma laboral que estudia implementar el Gobierno. Sobre la posibilidad de que el Gobierno busque impulsar una "flexibilización laboral" similar a la que se aprobó Brasil semanas atrás, la CGT señaló que no permitirá que "se agiten nuevamente las banderas de una reforma que avasalle los derechos laborales conquistados".
Sobre las recientes intervenciones de gremios (SOMU, Canillitas, Seguridad Privada y Azucareros) y allanamientos (Camioneros, Estaciones de servicios), el triunvirato planteó "el cese de las abusivas intervenciones en los sindicatos y el intolerable e injustificado ataque a los dirigentes sindicales".
A su vez, la CGT recordó que frente a "la persistencia de altos índices inflacionarios, ausencia de inversiones productivas, caída de la actividad económica y pérdida de empleo, el movimiento obrero organizado ha dado muestras de responsabilidad en función de aportar al bien común y a la paz social".
Los integrantes del triunvirato Juan Carlos Schmid y Héctor Daer fueron los encargados de cerrar el acto, con discursos en los que se comprometieron a defender las conquistas y derechos laborales, en línea con el documento leído, pero plantearon la necesidad de "emprender una lucha organizada que nos lleve a un triunfo y no a aventuras".
En el momento en que Daer realizaba su exposición se escucharon algunos silbidos de los afiliados presentes en el recinto del barrio de Caballito, pero otros dirigentes que lo flanqueaba hicieron ademanes para que cesaran los gritos y la situación no pasó a mayores.
Precisamente, los gremios del MASA que acaban de retornar a la central al final no asistieron para evitar abucheos o escaramuzas con los afiliados de Camioneros, ya que el líder de ese sector, Omar Viviani, quebró su estrecha relación con Hugo Moyano años atrás y las heridas de ese resonante divorcio aún no cicatrizaron.

INTENSIFICAR LAS MEDIDAS

Por su parte, el titular de la Asociación Bancaria (AB) y jefe de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT), Sergio Palazzo, respaldó en el plenario la movilización convocada por la central obrera hacia la Plaza de Mayo para el 22 de agosto y exigió que inmediatamente después sesione un nuevo Comité Central Confederal (CCC) para intensificar "las medidas de fuerza".
El líder de ese espacio gremial participó junto con dirigentes de una treintena de sindicatos que lo integran en el plenario de secretarios generales convocado por la CGT en el microestadio del Club Ferrocarril Oeste y no dudó en señalar en su discurso que esas protestas deben incluir otro paro nacional si "el gobierno no ofrece respuestas concretas y positivas a los trabajadores".
El dirigente sindical fundamentó el reclamo al afirmar en su discurso que "cada minuto que tiene el gobierno es un problema para los argentinos, porque procura aplicar una reforma laboral similar a la brasileña, que aniquiló el derecho laboral".
"El gobierno no quiere jueces que decidan a favor de los trabajadores; no desea abogados que los defiendan. Nadie puede decir que el presidente Mauricio Macri cumplió sus promesas de campaña. Tendrá legalidad porque ganó las elecciones con votos, pero perdió legitimidad porque incumplió esos compromisos. Además, mintió cuando afirmó que derogaría el impuesto a las ganancias a los salarios y cuando garantizó que no devaluaría", puntualizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico