La clave sigue estando en las escalas y sus alícuotas

La promesa electoral del presidente Mauricio Macri de que ningún trabajador en relación de dependencia pagaría Impuesto a las Ganancias camina muy lentamente y con la contra del propio Gobierno nacional. Los últimos cambios beneficiarían en parte a los patagónicos, sin embargo resta su aprobación en el Congreso y posterior reglamentación con el detalle.
De acuerdo a lo expuesto por funcionarios nacionales, tras las negociaciones con CGT y la reunión con gobernadores, el mínimo no imponible pasará a $27.941 en bruto mensuales y por lo tanto quedará fijado de bolsillo en $23.191 a nivel país para un trabajador sin familiares a cargo.
"Se agrega un 22% al mínimo no imponible patagónico que lleva el mismo a más de 45 mil pesos (para casado con dos hijos). Se exime de pago a muchos jubilados también", comentó el economista César Herrera, consultado por El Patagónico, en una de sus primeras impresiones con la información disponible hasta ahora.
Al sumarle este adicional del 22% en el caso de los trabajadores solteros de la región patagónica, el mínimo no imponible es llevado así a $28.293 de bolsillo. En tanto, un trabajador casado con dos hijos empezará a tributar en la Patagonia a partir de unos $37.644,20 de bolsillo mensual.

LA TABLA DE MACHINEA

Herrera, docente de la carrera de Contador Público de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco hace hincapié en la Tabla de Machinea. Entre los años 2000 y 2016 los sueldos nominales aumentaron 1975%, el mínimo no imponible 950%, pero las escalas no sufrieron cambios.
En esta oportunidad, el Gobierno nacional promoverá modificaciones en la Tabla de Machinea. En ese sentido los que menos pagan dentro de las escalas del gravamen serán los más beneficiados, pero los ingresos medios y altos verán un porcentaje de mejora menos significativo en lo que deben tributar respecto a lo que han tributado en 2016.
El Impuesto a las Ganancias de cuarta categoría se calcula restando al salario bruto los aportes personales y allí se establece el salario neto. Luego, se descuenta el mínimo no imponible. Una vez con todo eso listo, el pago del impuesto se determina a través de la tabla asociada al artículo 90 de la Ley de Impuesto a las Ganancias -que no se modifica desde 2000-.
Ante todo este panorama, aparecen dos deducciones nuevas. Una es el de horas extras aunque existen "trampas" como que tienen que ser en feriados o días no laborables, entre otros aspectos que tienen que ser mejor detallados por el gobierno. Y el alquiler, que seguramente tendrá un techo de deducción o un porcentaje.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico