La comunicación como un derecho frente a los criterios del mercado

Además de su actividad académica, Martín Becerra es una fuente de referencia habitual cuando los medios periodísticos nacionales buscan el análisis de expertos sobre noticias relacionadas con las regulaciones del campo de la comunicación, las nuevas tecnologías y el proceso de convergencia que atraviesa esa industria. A la vez, con frecuencia es invitado a exponer en foros internacionales en los que se abordan las políticas de comunicación de los países latinoamericanos.
Así, en su rol de experto independiente, el 7 de abril último en Washington, Becerra expuso en la audiencia convocada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para tratar la situación de los cambios a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en Argentina.
Incluso, el día siguiente de su visita a Comodoro Rivadavia viajó a Santiago de Chile para participar como panelista invitado en la segunda jornada del VII Foro Internacional de Medios Públicos en América Latina, "Los medios públicos y sus públicos: Desafíos de la convergencia y el desarrollo". Se realizó el jueves y viernes en la capital trasandina organizado por el Consejo Nacional de Televisión de ese país y por el Banco Mundial.
En el caso de las actuales políticas de comunicación en la Argentina, Becerra sostiene que el equilibrio que el gobierno nacional propone mantener con los actores de esa industria es una jugada peligrosa que puede estallar a futuro. Y resalta que las evidencias demuestran que no está en la agenda de los funcionarios abrir a la ciudadanía el debate sobre una futura norma que reemplace a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.
"Veo mucho sectorismo y una mirada ideológica muy reactiva a incorporar a la comunicación como derecho, a la expresión y a la cultura como derecho. Al gobierno lo veo más bien haciendo una especie de acto de fe que cree que la comunicación se resuelve con la competencia de actores industriales. Como si la comunicación fuera lo mismo que la industria del calzado o la industria textil y la comunicación es mucho más importante. Es un bien cultural por lo cual el Estado tiene obligaciones que no tiene la industria del calzado, pero yo creo que para que haya una nueva discusión sobre una nueva ley, el gobierno va a tener que sacarse esas ojeras ideológicas que hoy por hoy son muy potentes", sentencia Becerra.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico