La comunidad católica vivió la Fiesta de Jesús Nazareno

El martes se realizó la procesión y misa de la Fiesta de Jesús Nazareno, que tiene una capilla con ese nombre en el barrio El Balcón del Paraíso. Pese a las fuertes ráfagas, participaron numerosos fieles, de las capillas Sagrada Familia, Virgen del Carmen y la Parroquia Santo Domingo Savio.
La procesión recorrió las calles del barrio, con las imágenes de Jesús Nazareno. Fue encabezada por los salesianos Fernando Contarino y Emiliano Aparicio. Posteriormente, la misa estuvo presidida por Joaquín Gimeno Lahoz, obispo diocesano de Comodoro Rivadavia.
En su homilía, el obispo expresó: "como dice el Evangelio, Jesús se hizo nada, se hizo uno de nosotros, obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Entregó su vida por todos. Pero no quedó sólo en la cruz, si hubiera quedado solo con el manto de nazareno, no estaríamos reunidos acá...El venció la muerte y por eso Dios lo exaltó dándole un nombre sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo y la tierra, y toda lengua proclame que Jesús es el Señor".
Gimeno Lahoz agregó: "estamos invitados a ser imagen de Jesús en nuestra casa, trabajo, capilla, ser los Jesús que el mundo necesita. Pasando por el mundo haciendo el bien, siempre y a todos. También a los que nos hacen mal, como a este lugar que quedó un poco desarmado".
Los barrios Balcón del Paraíso y Pietrobelli tiene un componente inmigratorio chileno muy fuerte. Así, la fiesta de esta capilla que atiende el padre Emiliano Aparicio se realiza cada año con devoción. El Nazareno es la imagen más poderosa de Chiloé. Sus atributos son superiores a todas las demás imágenes religiosas presentes en el archipiélago y el grado de devoción que ha alcanzado demuestra esa convocatoria. La tradición manda que la fiesta se inicia el 21 de agosto con el rezo de la novena.
La capilla ubicada en la parte alta de Comodoro Rivadavia sufrió un asalto y destrozos en junio, en el anexo donde funciona la Casa de Retiros, también construida por iniciativa de un sacerdote salesiano, el padre Juan Enne. Actualmente se celebran dos misas semanales, los miércoles a las 17 y los domingos a las 11.30 y se espera comenzar pronto con la copa de leche y un oratorio para los niños del barrio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico