La comunidad del Colegio 737 "Soldado Mario Almonacid" cerró el año académico

Los estudiantes de educación secundaria recibieron ayer sus diplomas de graduación en un emotivo acto académico. "Para ustedes es el último timbre, empezarán a contar sus propias historias", dijo la directora Florencia Caro Lancaster en su discurso.

La escuela 737 "Soldado Mario Almonacid" despidió el año con la tradicional ceremonia de traspaso de la bandera a la nueva comisión y con la entrega de diplomas a sus estudiantes. El acto fue ayer en la sede de la institución que es apadrinada por El Patagónico.
Los padres del soldado Almonacid, el comodorense que murió en la Guerra de Malvinas, estuvieron presentes. Ellos son Humberto y María, quienes siempre acompañan al establecimiento escolar que lleva el nombre de su hijo a modo de homenaje.
La directora Florencia Caro Lancaster brindó un discurso a todos los estudiantes y padres presentes. "Hoy para ustedes es el último timbre, empezarán a contar sus propias historias. A partir de hoy, las páginas en blanco se completarán con lo que escriba cada uno. Por eso les deseo el mayor de los éxitos a todos".
"Mis queridos amigos, flamantes egresados, nos embarga mucha emoción al celebrar este maravilloso y esperado encuentro. Aquí están entrelazados sentimientos de nostalgias, tristezas y alegrías, porque esta rutina, que se convirtió en parte de sus vidas, se va a extrañar", explicó.
"Amen, perseveren, crean, crezcan y sonrían. Nunca dejen de hacerlo. Aun en los tiempos más adversos porque una sonrisa es un bálsamo contra el dolor siempre. Les deseo lo mejor", fue el mensaje de la directora a los chicos que terminaron la escuela secundaria y ahora emprenden nuevos caminos.

UNA ESCUELA CON PERTENENCIA

El año pasado, el Colegio 737 "Mario Almonacid" celebró sus bodas de plata. La institución llegó a los 25 años de existencia y lo festejó con un acto donde también estuvieron los papás del conscripto caído en el conflicto bélico del Atlántico Sur, que concluyó con el descubrimiento de una placa recordatoria.
El nombre del colegio, Soldado Mario Almonacid, surgió de la convocatoria realizada desde la dirección del colegio en 1995. Más de 15 años tardó en llegar la casa propia, emplazada en las avenidas Roca y Lisandro de la Torre - barrio Isidro Quiroga - que cuenta con una superficie de casi 3.200 metros.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico