La comunidad trans de Comodoro impulsa su cooperativa textil

El impulso al reconocimiento de la Diversidad motorizado hace menos de un lustro con la sanción de la Ley de Identidad de Género 26.743 resiste al cambio de políticas en cada rincón del país. En Comodoro, la cooperativa textil 23 de Febrero a más de un año de su conformación avanza en la integración al grupo trans que supo fundarla con la incorporación de adultos mayores y madres solteras.

Con la personería jurídica en mano y el proceso de habilitación de su sede en marcha las compañeras de 23 de Febrero sueñan con poder contar con autonomía para desarrollar la confección de prendas de vestir y piezas de blanquearía, abriendo una alternativa laboral amplia para la comunidad LGTB (Lesbianas, Gays, Bisexuales y personas Transgénero) de la ciudad petrolera.

Daniela Andrade, referente social y del área de Diversidad de la Municipalidad local en diálogo con El Patagónico se refirió a las bases sobre las que se funda la cooperativa presidida por Romina Alvarez. "Esto tiene que ver con muchas cuestiones, es un grupo de contención, es un espacio donde las mujeres aprenden un oficio, pero no es simplemente un taller de costura, se trata de una salida laboral, un espacio de compañerismo y donde se entiende también lo que significa el cooperativismo".

Desde la sanción de la Ley de Identidad de Género esta población busca su espacio con responsabilidad, contribuyendo también a la sociedad con nuestro trabajo

Los años de "marginalidad" que vivió la comunidad trans y que se fueron revirtiendo en la última década exige un aprendizaje de pautas que permitan facilitar la inserción en la sociedad. "Hay muchas cosas que carece la comunidad trans por ser una población que no estaba incluida, porque era una población NN que buscaba alternativas para sobrevivir, ahora desde la sanción de la Ley de Identidad de Género esta población busca su espacio con responsabilidad, contribuyendo también a la sociedad con nuestro trabajo".

Con diez máquinas de coser desde principio de año, las integrantes de la cooperativa se capacitan para la confección de camperas de egresados, guardapolvos, almohadones, pañuelos de seda, y ropa para mascotas, entre otras. Aunque se venden algunas cosas, para poder seguir retroalimentando la compra de materiales, se espera con el local habilitado vender en cantidad.

En el primer semestre de mandato de Mauricio Macri y con el cambio de gobierno provincial, los mecanismos de accesos a programas nacionales de fomento de cooperativas se han visto trabados, aunque Andrade confía en que en los próximos meses se pueda reabrir el diálogo para que todos los grupos que emergieron con proyectos de economía social puedan seguir su camino.

Para quienes quieran conocer más de la experiencia de la Cooperativa, hay una página de Facebook donde además pueden conocer precios y ver fotografías de los productos elaborados. Buscar como: Cooperativa Textil 23 de Febrero Ltda


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico