La conciliación pasó a otro cuarto intermedio mientras Tecpetrol se mantiene inflexible

Las negociaciones entre el Sindicato de Petroleros Privados y la compañía petrolera del Grupo Techint continúan hoy a las 10:30 en la Casa del Chubut mientras que a las 13 comenzó la última audiencia en el Ministerio de Trabajo de la Nación. La operadora propuso la suba de un equipo perforador, pero se mantiene firme con los despidos de unos 200 trabajadores en El Tordillo. El gremio acepta una restructuración del personal y un esquema de 8 horas de trabajo siempre que se dé marcha atrás con esos telegramas.

Las negociaciones entre el Sindicato de Petroleros Privados de Chubut y la operadora Tecpetrol, que administra el yacimiento El Tordillo, se retoman hoy en Buenos Aires, en lo que se prevé que sea la jornada definitoria por el conflicto que amenaza con el despido de 200 trabajadores.

A las 10:30 en la Casa del Chubut hubo un encuentro preliminar, antesala de la última audiencia de conciliación en la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación.

Ayer por la tarde, al término de las negociaciones de la jornada que contaron con la presencia del vicegobernador Mariano Arcioni, desde el gremio aseguraron que la operadora se mantiene firme en la decisión de despedir a 200 trabajadores que cumplen funciones en ese yacimiento. No obstante, señalaron que hubo avances en torno al esquema de trabajo de 8 horas y por la suba de un equipo perforador. Así lo comunicó el titular del sindicato, Jorge Avila, quien aseguró que hoy se tratará de encontrar una salida definitoria al conflicto que se mantiene con la empresa del Grupo Techint.

Según explicó el dirigente, el sindicato aceptó una reestructuración del personal que se desempeña en El Tordillo y la adecuación a 8 horas de trabajo teniendo en cuenta que la operadora "ha manifestado sus intenciones de dejar la Cuenca".

Avila admitió que hay un sobrante de 65 personas en el yacimiento, pero advirtió que no se aceptarán los 200 despidos que anoche seguía sosteniendo la compañía. Y en este sentido, manifestó que se tendrían en cuenta los años de antigüedad para posibles desvinculaciones.

"Buscamos una salida que permita seguir con la paz social en la Cuenca porque si no esto termina arrastrando al resto del conjunto de trabajadores del yacimiento", explicó Ávila en torno a la situación del conflicto.

"Esta es una operadora que no quiere quedarse en Comodoro y la estamos bancando nosotros para que se quede, porque adentro hay más de 600 trabajadores y no podemos dejar todo a la deriva porque después hay que pagar los sueldos y nadie se hace cargo", agregó.

Por todo eso, el dirigente pidió mantener la calma y explicó que hay tener mucho cuidado de cómo se manejan las negociaciones porque está en juego el trabajo de la gente. "Nosotros vamos a usar todas las herramientas que tengamos a nuestra disposición, pero la aprobación la tiene que dar por una parte Tecpetrol", indicó. "Lo de las 8 horas se está hablando con la gente y también hay otras cosas que se están discutiendo de la situación. Por eso es tan complejo a veces llegar a un acuerdo", sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico