La condenaron por un accidente en donde perdió la vida un adolescente

A casi cuatro años del accidente de tránsito que terminó con la vida del joven motociclista Víctor Emanuel Bastidas, fue condenada la mujer que conducía el automóvil involucrado en la tragedia. Una pena de 2 años de prisión en suspenso fue lo que se determinó para Tamara Dihel, quien no podrá conducir por 5 años una vez que adquiera firmeza el fallo que acaba de dictar el juez Alejandro Soñis.



El juicio oral y público contra Tamara Griselda Dihel (32) se llevó a cabo en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y fue presidido por el juez penal, Alejandro Soñis. El Ministerio Público Fiscal fue representado por el fiscal general, Martín Cárcamo, mientras que la acusada fue asistida por la abogada particular, Silvia García Vilte.
A esta instancia Dihel llegó acusada por el delito homicidio culposo agravado por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo automotor conforme las previsiones del artículo 84, segundo párrafo, del Código Penal. Ello, por el hecho que 31 de diciembre de 2012 le costó la vida a Víctor Emanuel Bastidas (16).
Al debate fueron convocados diez testigos que se expresaron sobre las distintas etapas del infortunio; policías que realizaron las actuaciones de rigor, peritos de la Fiscalía y de parte, testigos presenciales y médicos a los que se sumaron las imágenes obtenidas de dos cámaras del Centro de Monitereo, las cuales fueron fundamentales para arribar a la decisión que tomó el juez.
El accidente ocurrió a las 19:50 del último día de 2012 en ocasión que Dihel conducía un vehículo Chevrolet Zafira (dominio EHM-854) por la ruta 39 y cruzó desde el barrio Ciudadela hacia Palazzo, aunque sin tomar en cuenta que de sur a norte, por la Ruta 3, circulaba una motocicleta Honda CG Titán 150 cc (dominio HKQ-915) al mando de Bastidas. El adolescente llevaba colocado el casco de seguridad y unos 27 metros antes del cruce tocó el freno. Eso fue así porque la cámara tomó el momento en el que se prende la luz de stop de su motocicleta. De todas maneras avanzó a una velocidad de 100 kilómetros, según calculó el perito, con la mala fortuna que también avanzó de manera trasversal el vehículo que conducía Dihel.
El impacto se produjo y el motociclista dio su cabeza contra el asfalto, lo que le causó traumatismo cráneo encefálico por fractura bilateral de los huesos temporal y occipital. Ello le provocó un paro cardiorespiratorio traumático y seguidamente, la muerte en el lugar.
En virtud de la prueba ventilada en el debate, el juez Soñis consideró que suficientemente acreditada la materialidad del hecho y la autoría del mismo en poder de la acusada Dihel, a quien declaró penalmente responsable del delito de homicidio culposo y le impuso la pena de 2 años de prisión de cumplimiento en suspenso, más la prohibición para conducir vehículos por el plazo de 5 años.


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico