La Correpi pidió cambiar "el carácter clasista del sistema judicial"

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) reclamó ayer cambiar "el carácter clasista del sistema judicial", en vez de impulsar iniciativas que bajen la edad de imputabilidad de los menores, un debate sobre el que plantó postura el ministro de Justicia, Germán Garavano.
En un comunicado, la Correpi subrayó: "Nos quieren imponer un falso debate legislativo, escondiendo detrás de la biblioteca los cadáveres de miles de pobres. No quieren que veamos que, mientras se mantenga el carácter clasista del sistema judicial y de todo el aparato estatal, los niños pobres seguirán muriendo en los reformatorios".
La coordinadora destacó que "con las actuales leyes vigentes, ningún pibe, culpable o inocente, es impune si es pobre". Y especificó: "Si tiene más de 16 años, va a juicio como cualquiera, solo que lo juzga un tribunal que tiene un cartelito en la puerta que dice 'Menores' y en lugar de ir a una cárcel, va a un instituto, como el Rocca, el San Martín o el Belgrano, donde el mismo cartelito es la única diferencia".
En el comunicado consideró que “si tiene 13, 14 o 15 años es todavía peor. Es cierto que no se lo juzga ni se le aplica una pena, porque es 'inimputable', pero el juez tiene la potestad de decidir si debe ser internado en algún instituto, o, si tiene suerte, es adicto y hay cupo, en alguna comunidad terapéutica. En uno u otro caso, en algún momento va a salir, abusado, violado, embrutecido, mucho más adicto de lo que entró", se agregó en el texto, titulado "El 'derecho' a ser condenados".
En su reclamo, la Correpi también advirtió que los impulsores de la baja de la edad de imputabilidad "empaquetan con un velo políticamente correcto la sujeción de pibes de 14 años a un régimen penal similar al de los adultos, que ni siquiera excluye el arbitrario procedimiento sumarísimo y sin defensa de la flagrancia".
"Imputables o inimputables, hoy las cárceles de niños están llenas, y ninguno es el hijo de un empresario, un político o un funcionario. Esos, cuando cometen un delito, son tan impunes como sus padres", resaltó la coordinadora.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico