La crisis petrolera se traduce en la cuenca en planes vacacionales y bajas de equipos

En Cerro Dragón quedaron desafectados más de 1.400 trabajadores al bajarse 15 equipos, en uno de los planes de disminución de actividad más grandes en la provincia fijado en este cierre del año por PAE para reducir costos de operación frente a la baja internacional del precio del crudo. YPF también determinó para Chubut bajar cuatro equipos, lo que involucra enviar de vacaciones a 200 trabajadores. Otra que podría transitar un camino idéntico es Tecpetrol.

Los trabajadores cierran un año con incertidumbre, después de pasar por un largo período de paciencia. Al plan vacacional activado por Pan American Energy, se suma el de YPF. Tecpetrol también mantiene negociaciones con los petroleros. Así, hasta mediados de enero, habrá operarios fuera de los yacimientos y de vacaciones forzadas debido a que habrá una menor actividad.
Los petroleros afectados por el plan de Pan American Energy llegan a 1.400, a los que hay que sumar de otras actividades y los jerárquicos para superar los 2.000 obreros. Es una medida para paliar la presión que ejerce la crisis de los precios del crudo a nivel internacional en el país, perjudicando en especial la cuota de exportación que ya no arroja saldos positivos.
El plan vacacional arrancó el 30 de noviembre con el pase a licencia de 1.420 petroleros, más otros 500 jerárquicos y 200 de otros gremios, principalmente de la construcción. Estarán parados 15 equipos de perforación y 26 de workover, la mayoría en los yacimientos de Pan American Energy, cuyo principal activo es Cerro Dragón. El pulling -abocado al mantenimiento de los equipos, con costos más económicos- seguirá operando.
Los operarios esperan volver a trabajar tras la primera quincena de enero. Las empresas les pidieron a los obreros afectados tomarse vacaciones, las más largas que puedan. Es por eso que quienes tengan días de vacaciones o francos compensatorios pueden tomarlos todos juntos, permitiendo así a la operadora no tener mano de obra ociosa y ponerse al día con los días libres.
La relación entre los gremios petroleros y el ministro de Energía designado por Mauricio Macri, Juan José Aranguren no es la mejor. Basta con recordar el 6 de noviembre cuando realizaron un acto frente al Partido Justicialista para despotricar contra el ex directivo de Shell. Lo acusaron de querer reprivatizar YPF y quitar los subsidios a la industria.
Ahora, mantienen contacto con Jorge Triaca, ministro de Trabajo de Macri, para darle a conocer el panorama del sector petrolero y encontrar allí un intermediario clave tras el fin de ciclo de Carlos Tomada y Noemí Rial. De Aranguren, esperan definiciones en relación al subsidio al barril y los incentivos por mayor producción y exportación.
Los contratos petroleros firmados por Chubut durante el Gobierno de Martín Buzzi incluyeron una cláusula que hasta ese momento parecía un condicionamiento lejano. Si el barril bajaba de los 45 dólares, las empresas están habilitadas a suspender sus planes de actividad hasta que la situación mejore. Parecía imposible entre 2012 y 2013, pero a finales de 2014 la situación se hizo real preocupó severamente a la provincias petroleras.

YPF, EN CHUBUT Y EN NEUQUEN
Después de la decisión de PAE de paralizar su actividad en Cerro Dragón y otorgar vacaciones anticipadas a sus trabajadores, YPF es otra operadora que tiene proyectado paralizar equipos en Chubut. Si bien hubo varias conversaciones con el Sindicato de Petroleros Privados, la aplicación del plan no está confirmada. Desde el fin de semana largo del 8 de diciembre, cuatro equipos de torre están en stand by.
De seis perforadores que tiene, YPF frenó la actividad en dos. Mientras, de los once workover, quedarán sin actividad otros dos (los ocho pulling trabajarán normal). A medida que terminaron sus diagramas, los equipos fueron suspendiendo actividades. La producción sigue automatizada y con menos perforación en no más de un 10%.
Este parate de equipos durante el fin de semana largo molestó al Sindicato de Petroleros Privados de Chubut, desde donde reclamaron que el plan vacacional sea a través de un acta compromiso.
La crisis internacional también golpeó las puertas del territorio de Vaca Muerta. En total serán cuatro torres perforadoras y otros cinco de terminación, en las que se emplean directamente a unos 500 trabajadores, los equipos que también bajará YPF en esa zona, la que más atención llama en el mundo e inversiones ha traído.
En el sector creen que los "fierros" no se irán de la provincia y que quedarán a la espera de nuevos proyectos. En la principal área shale de Neuquén, Loma Campana, YPF tiene trece equipos de perforación.
Según informó la prensa neuquina, las bajas se deben a la finalización de los programas de trabajo diseñados para este año.
En relación a los trabajadores, entrarían en vacaciones y que volverían a sus funciones cuando se pongan en marcha nuevos desarrollos. Desde el sindicato de Petroleros Privados de Neuquén no se expresaron hasta el momento sobre el tema.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico