La defensa de Díaz solicitó la pena mínima para homicidio simple y la Fiscalía cerca del máximo

En el marco del juicio de cesura al que fue sometido ayer Mario José Díaz, condenado por el delito de homicidio simple, que tuvo como víctima a su pareja Valeria Palma, la Defensa Pública solicitó la imposición de 8 años de prisión, el mínimo de la pena contemplada en el artículo 79 del Código Penal, mientras que la Fiscalía reclamó que sean 20 años. El tribunal dará a conocer el veredicto el miércoles.

Tal como lo anunció El Patagónico, se llevó a cabo ayer el juicio de cesura contra Mario José Díaz, el hombre que fue condenado por el delito de homicidio simple, por el crimen de su pareja Valeria Palma. Con esa calificación lo declaró penalmente responsable el tribunal que presidió Mariano Nicosia y se completó con Daniela Arcuri y Raquel Tassello a considerar que el Ministerio Público Fiscal no logró probar los agravantes que formaron parte de la acusación, como el femicidio y por haber sido cometido por alguien con quien se mantuvo una relación de pareja.
En representación de la Defensa Pública actuó la defensora Lilián Bórquez, quien les pidió a los jueces que se imponga el mínimo de la pena contemplada en el artículo 79 del Código Penal, es decir 8 años.
A su turno, la fiscal general Mónico García solicitó que la pena a imponer sea de 20 años de prisión de cumplimiento efectivo.
El tribunal escuchó a la defensa y fiscalía para luego pasar a deliberar el monto de la pena, convocándose a las partes para el miércoles, ocasión en la que se dará a conocer el resultado.
Hay que recordar que el homicidio de Valeria Palma ocurrió el 27 de agosto del año pasado en un inquilinato ubicado sobre Ignacio Rucci 2083 del barrio Máximo Abásolo, donde fue ultimada a martillazos y 24 puñaladas.
Los vecinos que declararon en el juicio confirmaron que la víctima salió al patio a pedir ayuda para su marido, solicitándoles que llamaran una ambulancia o a la policía porque este estaba matándose a golpes. Así, un hombre y una mujer que también vivían en el tercer piso del mismo inquilinato le sugirieron a Palma que fuera hasta la casa del administrador y que esperara allí a que su marido se calmara, pero la joven volvió al departamento con Díaz y este arremetió contra ella, primero con golpes de martillo y luego con la atacó con un cuchillo, aplicándole 24 puñaladas en el tórax y cuello.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico