La Defensa ya había asesorado a uno de los padres de detenidos que denuncian vejaciones

La jefa de la Defensa Pública, Iris Moreira, respaldó ayer el trabajo del defensor oficial Esteban Mantecón y dio cuenta del asesoramiento que él mismo le brindó a los padres del detenido el 21 de abril. Ese día Mantecón dejó constancia del asesoramiento y solicitó al juez Jorge Odorisio que de manera extraordinaria se constatara el estado de salud del interno en la Seccional Cuarta.

Tras las declaraciones públicas de Luis Vargas, padre del detenido Sebastián Vargas, sobre una supuesta advertencia que el defensor oficial Esteban Mantecón le habría realizado antes de hacer la denuncia por malos tratos sufridos por los internos de la Seccional Cuarta, la jefe de la Defensa Pública, Iris Moreira, respaldó ayer el trabajo del defensor con documentos e informes que había elevado cuando habló con los padres.

Moreira aclaró que Luis Alberto Vargas se entrevistó con Mantecón y "le transmitió algunos detalles de las condiciones de detención de su hijo. El doctor Mantecón, como es su estilo (lo quiero destacar, en todos los casos lo hace), hizo un acta de lo que la persona le transmitió y el contenido del asesoramiento".

Con documentación en mano, Moreira y Mantecón dieron cuenta a El Patagónico de que el 21 de abril, cuando los padres del detenido llegaron con la inquietud de que su hijo estaba siendo golpeado en la Seccional Cuarta, el defensor brindó el asesoramiento.

"En el asesoramiento, obviamente brindaba los servicios de Defensa Pública de querellas cuando hay un caso de hecho delictivo atribuible a un funcionario policial, que tiene en este caso la custodia de su hijo, y también lo asesoró acerca de hacer la denuncia ante la Fiscalía", aclaró Moreira.

"Lo cierto es que no se quedó solo con el asesoramiento sino que transmitió la inquietud a la Oficina de Asistencia a las Personas Privadas de la Libertad -que conduce la defensora Lucía Pettinari y en la que se desempeña el abogado adjunto Mauro Ivo Di Taranto- y él mismo presentó un escrito ese mismo 21 de abril al juez de garantías, al doctor (Jorge) Odorisio", explicó Moreira.

Denuncia Cuarta


La jefa de la Defensa Pública leyó la constancia en la que Mantecón dejó en claro que se entrevistó con los progenitores del preso de la Seccional Cuarta, Luis Alberto Vargas y Angélica Huichapani, "que manifestaron su preocupación en relación al estado de salud de su hijo, pues tenían referencia de que estaba golpeado. Por ello me solicitaron que arbitre los medios ante vuestra señoría para que en forma extraordinaria se autorice sus ingresos a los efectos de poder cerciorarse personalmente del estado de salud".

Moreira explicó que Vargas padre "lo que expresa es un descontento en el sistema penal en su conjunto y con el sistema carcelario y las condiciones que tiene su hijo. Y digamos que mete en la misma bolsa a todos". En ese sentido, diferenció: "tenemos responsabilidad, pero lo que nosotros hacemos es gestionar, pedir, peticionar, solicitar, después no depende de nuestra voluntad y de nuestra actividad que las cosas salgan como nosotros pedimos, o que en definitiva no ocurran los hechos que desgraciadamente están ocurriendo".

El martes estuvieron todos los abogados de la Defensa Pública abocados a la toma de la denuncia de los padres de los detenidos y al acompañamiento hacia la Fiscalía y al Cuerpo Médico Forense.

"ESTO TIENE COLOR A TORTURA"

"No depende de un solo momento, de un solo tiempo, revertir las situaciones estructurales que tenemos. Esto exige algo más, hasta algo más que la simple acción del Poder Judicial. Acá necesitamos políticas que dependen del Poder Ejecutivo y que tienen un alcance que va a llevarnos hasta el sinceramiento de cuál es el grado de violencia que todavía persiste en las instituciones donde se cuidan presos" analizó Moreira.

Moreira dijo que desde el organismo que dirige ven "una conducta sistemática, ya no de malos tratos, porque hasta en los momentos en que van a llevar la comida a sus hijos, desnudarlos; tirarlos en el suelo; hacerse tocar entre ellos; pedirles que se besen; a un chico le arrancaron los brackets... esto ya pasa el nivel de maltrato, esto tiene color a tortura" graficó sobre las denuncias de lo que habría ocurrido en la Seccional Cuarta.

Moreira dice que este grado de violencia "lo vamos asociando con otras épocas y creemos que en la medida que la democracia avance y se consolide, estas cuestiones de maltrato deberían estar desapareciendo. Hoy no podemos dejar de mirar el contexto, que es de violencia generalizada en todas las relaciones. Hace falta empezar a educar en la igualdad, en el respeto por la diversidad desde los primeros tiempos de la vida, porque la intolerancia se apodera de todos los escenarios".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico