La difusión de la lucha del pueblo kurdo trasciende fronteras hasta la Patagonia

Fue presentado en Comodoro Rivadavia el libro de Abdullah Öcalan, líder del Movimiento de Liberación de Kurdistán que está preso hace 17 años en Turquía. "Hace más o menos 100 años Kurdistán fue dividida en cuatro partes y no existe para Turquía, Siria, Irán e Irak", planteó Erol Polat, miembro del Congreso Nacional de Kurdistán.

El libro de Abdullah Öcalan, líder de la revolución en Kurdistán, tuvo su presentación en Comodoro Rivadavia en el Espacio Collage. Los encargados fueron Erol Polat, miembro del Congreso Nacional de Kurdistán, y Martín de Battista, periodista y parte del Comité de Solidaridad.
Los kurdos difunden así –en este caso, una gira por la Patagonia– el modelo milenario de Kurdistán que es anticapitalista y antiestatal. Incluso, plantean que en su forma de organización comunitaria es ecologista y que rompe con la lógica de la explotación de los recursos naturales.
"Nuestro objetivo es difundir la lucha que lleva todo el pueblo kurdo, una lucha que incluye muchos aspectos como la liberación de la mujer, por un mundo ecológico, el fin de las opresiones estatales y un sistema socialista sin explotación sobre las personas, ni económica, ni social, ni cultural de ningún tipo", dijo de Battista a El Patagónico.
Otro de los objetivos de esta llegada al sur es conocer al pueblo mapuche, cuyo último foco de atención fue la detención de Facundo Jones Huala. El lonko es acusado por los gobiernos de Argentina y Chile junto a las quejas de Benetton porque una parte de sus tierras fueron ocupadas por la comunidad Vuelta del Río. Para los mapuches se trata de "recuperación" y para la empresa multinacional es una "usurpación".
"El mapuche es un pueblo que al igual que el kurdo sufre la opresión de dos Estados nacionales, acá el de Argentina y Chile, del mismo modo que Irán, Irak, Siria y Turquía", apuntó De Battista.

OTRA FORMA DE VIDA
Polat es miembro del Congreso Nacional de Kurdistán. En diálogo con El Patagónico, dijo que la sociedad conoce muy poco del pueblo kurdo o, lo más básico, dónde queda la nación no estatal de Kurdistán. "Los kurdos quieren conocer la lucha en otros países como las de los pueblos originarios que tampoco tienen un sistema", afirmó.
"Para los países de oriente no existe el kurdo o Kurdistán. Hace más o menos 100 años Kurdistán fue dividida en cuatro partes y no existe para Turquía, Siria, Irán e Irak", explicó Polat. "Otros países en Europa o Estados Unidos no quieren reconocernos porque nos sacan muchas cosas como el petróleo, el oro y el agua dulce", cuestionó.
Polat señala que el problema central del pueblo kurdo es la figura del Estado, que arremetió contra su forma de vida comunitaria. Asociado a ello, apareció el nacionalismo y al fundamentalismo religioso que también afectan a Kurdistán que milenariamente no conocía un modelo de tipo capitalista para organizar a la sociedad.
Abdullah Ocalan está preso hace 17 años en una prisión-isla en Turquía por ser el principal líder del Movimiento de Liberación de Kurdistán. "Orígenes de la civilización. La era de los dioses enmascarados y los reyes cubiertos" es su libro, publicado por Editorial Sudestada. Hay noticias sobre este pueblo en www.kurdistanamericalatina.org.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico