La dilación del plan de las 1.000 cuadras evidencia falta de planificación en las licitaciones

A nueve meses de la fecha prevista para la culminación de las obras licitadas en 2014, hay tareas de pavimentación que no se iniciaron. Según un informe de la Secretaría de Obras Públicas, las justificaciones abarcan desde culminaciones de obras provinciales pendientes, hasta la presencia de árboles que deben ser retirados, sin mencionar incluso problemas de mensuras.

El plan de pavimentación de las 1.000 cuadras en Comodoro Rivadavia se había anunciado a inicios de 2014, bajo la gestión de Néstor Di Pierro, y sería ejecutado con los fondos de afectación específica provenientes de la ley de hidrocarburos, vigente desde 2012.
El programa prometía obras para todos los barrios de la ciudad y en el acto de lanzamiento efectuado en el Ceptur el entonces intendente había asegurado que los trabajos se harían en cuatro etapas de 6 meses y licitando pliegos pequeños para diferentes oferentes, de modo de tener varios adjudicatarios y frentes de obra de escasa duración. En función de ello, las obras culminarían en 2015, año de elecciones.
Terminado el 9° mes de 2016, hay renglones del plan de las 1.000 cuadras que ni siquiera comenzaron a ejecutarse y otras que fueron modificadas "sobre la marcha", fundamentado –por ejemplo- en que las calles originalmente previstas no necesitaban pavimentación.

JUSTIFICACIONES
Así surge de la respuesta que el secretario de Obras Públicas, Abel Boyero, elevó al Tribunal de Cuentas Municipal (TCM) mediante nota N°222.
Las fundamentaciones de la Secretaría de Obras Públicas se plantearon en respuesta al pedido del organismo contralor, que evalúa actualmente la obra tanto desde el punto de vista técnico como del gasto público implícito y cuya opinión se dará a conocer en los próximos días, cuando concluya el análisis pormenorizado de la información obrante y la del asesor de obras públicas del TCM.
De ese cúmulo de información surgen algunas situaciones insólitas dadas en las obras adjudicadas a las empresas Freile Construcciones, Contreras Hnos, Rigel y Edisud, y que dejan al descubierto falta de planificación en la confección de las licitaciones, puntualmente en las calles seleccionadas para la obra a la que se destinaron los millonarios fondos de afectación específica en su debut dentro de la caja municipal.
Según informa la Secretaría de Obras Públicas, por ejemplo el tramo de aproximadamente 25 metros previsto en la avenida Lisandro de la Torre entre Congreso y Antonio Ostoich, en el Abel Amaya, "no ha sido pavimentada esperando que primero se ejecute la obra del Colector Máximo del Sur", una ejecución dependiente de Provincia y varias veces paralizada desde su inicio, al menos seis años antes.
Sobre la misma avenida mencionada, aunque en su intersección entre Mercorelli y Padre Corti, también está pendiente la pavimentación de un tramo de 70 metros previsto en los pliegos licitatorios "porque el sector presenta dificultades en el escurrimiento superficial de agua".
El mismo argumento detiene el inicio de la pavimentación en la Avenida Chile y Tomás Pedraza, incluida ahora en un nuevo plan de pavimentación denominado "100 Cuadras".
Tampoco se ejecutó la tarea en calle Carrero Patagónico y Blas Rodríguez, donde "se encuentra un cordón cuneta muy deformado preexistente a la obra", con lo que la pavimentación se dará cuando se haya demolido y reconstruido. Así la municipalidad generó a cambio una orden de servicio para que la empresa contratista repare en cambio dos lozas (bacheo) en la avenida Lisandro de la Torre.

TAMBIEN POR LA SCPL
Otro renglón del informe señala que "en el pliego estaba prevista la repavimentación de la calle Los Perales entre Plátanos y Batalla de Ganso Verde, en el barrio San Martín. Dicho tramo no presentaba mayores deterioros que justificaran su repavimentación. En cambio, el tramo siguiente sí presentaba serias socavaciones". Por eso se decidió cambiar el punto de ejecución de la obra pública.
La nota que precisa las falencias, faltas, retrasos y modificaciones señala en varias oportunidades que con posterioridad a las ejecuciones se detectaron roturas en el pavimento, aunque se subraya que ello obedece a "ejecución de servicios domiciliarios por parte de la SCPL, sin la correspondiente reconstrucción", y entre otros argumentos para la falta de inicio de obra se mencionan por ejemplo "saturación de red cloacal y taponamientos no resueltos"; "árboles e invasiones que impiden su ejecución"; modificaciones en las cuadras licitadas en el barrio Ciudadela a pedido de la Vecinal y nuevas mensuras que requieren deslinde definitivo para poder proceder.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico